snsjcopia.png

Bitch Slap: Sangre, sudor y golpes con esmalte | Las constantes briagas del abstemio #02


Las constantes briagas del abstemio #02, una columna de Juan Rey Lucas


La vida es una osada aventura o nada en absoluto

Helen Keller

La danza es el movimiento del universo concentrado en una sola persona

Isadora Duncan

La fuerza hidráulica más poderosa del universo, es la lagrima de una mujer

Carlos Fisas

Gilles Deleuze menciona en su pensamiento en filosófico que habita en el mundo un devenir-mujer, el cual es creado incluso por la misma mujer en sí, capaz de atravesar conjuntos dominantes sobre los patrones de normatividad del existente con la intención del despedazamiento y re-orientarlos de sobremanera por líneas de fuerza que no ameriten significancia. El film al cual deconstruiremos es la esquizofrénica e inefable “Bitch Slap” del director Rick Jacobson (E.U.A 2009). Una acrobática, agria, avinagrada y corpulenta película serie-B. Matizada por tres mujeres que persiguen al menos en la primera intención un mismo objetivo. Pero habrán de colisionar el universo para declinar en una espiral de peleas, confrontaciones, duelos, delirios y enfrentamientos. Coordenadas féminas desembocan el punto de inflexión -el desierto- donde acontece al ardid de las traiciones y las dobles morales. Es Trixie (una teibolera), Hell (una agente encubierta), y Camaro (una machorra delincuente) que juntas tratarán de hallar un botín, pero las cuales apelando a sus propias ambiciones se irá desmoronando la triada, pues, sus deseos al no ser satisfechas o encaminados, sea para el bien del equipo o a título personal, se colapsará. Quizá la trama sea predecible y evidente, pero lo que es a rescatar de “Bitch Slap” es su poderosa creación de oscilaciones, de conductos, de ondas expansivas que la mujer (sea de forma violenta o morosa) se ejecuta avezada, capaz, y extensa en cuanto es catalogada por supuesta fragilidad. Las tres mujeres logran transitar por su tráfico corporal (desde el mismo cuerpo que se manifiesta en todas las peleas en las que son expuestas las tres, hasta el juego con el agua, los diálogos ofensivos entre ellas, la tierra por la que son enfrentadas, las armas, la sangre, las lesiones, las explosiones, las ropas ceñidas que no sólo brotan sexualidad sino vigor y vitalidad. Por su misma categorización de película B, es llevado hasta sus últimas consecuencias) tal vez tenga sobra en la edición- pero nada hay de excesivo, sino por su misma desmedida es como se convierte en película de culto-. Pocas veces es pasada por la televisión (no tiene mucho que se transmitió por Golden), habrá que escudriñar en la clandestinidad de los mercados para tener la suerte de obtenerla, de ser empapados por toda la virulencia, magia densa, versatilidad, y desvergüenza de una terna de féminas que son nitroglicerina (para bien y para mal).

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería