snsjcopia.png

De la galería de fotografías que muestra una realidad distorsionada | Rozatl a través del tiempo #04



Rozatl a través del tiempo#04, una columna de Stefanía Gómez Angulo


La fotografía ha registrado las acciones de la humanidad desde hace relativamente corto tiempo; sin embargo, hemos usado el arte pictórico desde los inicos de la civilización. Antes de las fotografías estaban las pinturas, cuyo objetivo era capturar la realidad, aunque me parece que los artistas embellecían de cierta manera a sus modelos o paisajes. Cabe mencionar que la pintura también tiene el poder de mostrar la realidad en toda su crudeza y violencia.


Algo que se ha mantenido constante en la pintura como en la fotografía es la cualidiad de transmitir algo, ya sea un sentimiento, una idea, un suceso que nos mueva las entrañas o que conmueva nuestas fibras más recónditas. Desde la pintura más realista hasta la más abstracta, el objetivo del artista es que, quien vea su obra, pueda sentir o pensar algo acerca de ella. Es por esta experiencia artística que me emocionó mucho saber que en la intangibilidad del Internet existe una galería infinita de fotos, en donde todo el mudo puede compartir sus emociiones y pensamientos con los demás. Nunca dejará de sorprenderme la capacidad eterna e inagotable de ese lugar, donde las cosas siempre existirán, formando un universo de información. Lo que puede parecer único y especial, sólo es parte de un todo increíblemente vasto.


Debo admitir que esta galería me ha confundido un poco, porque creí que era principalmente una herramienta para difundir cultura y sensaciones; no obstante, encontré muchas imágenes que vendían cosas y fotografías que no me hicieron sentir nada, no me transmitieron ningún mensaje trascendente. Creo que me ilusioné de más. De vez en cuando, aparecían verdaderas obras de arte, como paisajes, retratos llenos de emociones o monumentos arquitectónicos. Al parecer es más una galería de materialismo que de arte.


Pude notar una constante: la mayoría de las imágenes pretendían mostrar un mundo ideal, cuasi perfecto, sin caos. Esto me parece un punto válido en el arte, sobre todo cuando el artista se encuentra inmerso en un mundo hostil. Pero en este pasaje pictórico extraño es diferente, ya que la utopía que se exhibe en este sitio corresponde con la visión de la minoría mundial, de los que tienen los medios para viajar por el mundo, vivir holgadamente, invertir tiempo en tomar la foto perfecta, mostrar sus riquezas.


Muchas de las fotografías que vi mostraban sitios históricos o maravillas naturales. Sin embargo, entre más recorría, me di cuenta de que miles de personas tomaban las mismas fotos de los mismos sitios, lo cual me hace cuestionar sus motivos. ¿Acaso se busca capturar la belleza del momento para que otros la aprecien y se conmuevan, o sólo se trata de demostrarles la los demás que se estuvo en tal parte del mundo?, ¿se trata de decir algo o de elevar el ego a costa del aprecio de las masas?


El cuerpo humano también ha sido un tropos favorito del artista, y en esta galería no faltan. Desde las pinturas rupestres, hasta los retratos de los nobles y las representaciones de personajes religiosos y literarios, o incluso de modelos, elegidos por su irresistible belleza, estas figuras elegidas han podido vivir más allá de sus épocas gracias al arte. Ahora, cualquiera puede mostrar su ser al que lo quiera ver, bueno, creo que desnudos no se permiten, así que no podemos hablar de verdadera libertad de expresión. Se dice que hay personas que alcanzan fama y fortuna por exponerse en este medio, lo cual también me deja perpleja, porque en estas fotografías impera una belleza extraña.


Viajando por el tiempo, me he percatado de lo que constantemente cambian los estándares de belleza, lo cual suele reflejarse en la pintura. Estos cuerpos ideales, tanto de hombres como de mujeres, siempre suelen ser elevados a un estandarte gracias a las habilidades de los retratistas. En estos tiempos en los que, gracias a esta galería, se puede generar dinero si el cuerpo se acerca a los estándares modernos de belleza, el trabajo de hermosear se ha vuelto más popular que nunca. Actualmente, hay retocadores que pueden modificar las fotografías para que uno se pueda acercar a los nuevos ideales.


Ahora hay un rechazo a la belleza natural, a enseñar las imperfecciones que nos hacen humanos y diferentes. Estas imágenes están tan alteradas que las personas en ellas se ven casi dibujadas. Pienso que si me cruzara con alguna en la calle no la reocnocería, pues el disfraz virtual muchas veces difiere bastante de la piel real. Esto me preocupa, ¿hasta qué punto es un simple disfraz para pretender algo que no se es y hasta qué punto uno quisiera vivir esa falsedad, ser capaz de no poder quitarse esa máscara? También los paisajes son afectados por esta obsesión por engañar al otro; estos maestros cambian la luz, los colores, las formas, incluso pueden combinar lugares en una misma imagen.


Yo entré en esta galería buscando fotografías que me ayudarán a entender estos tiempos, a sentirlos. Aunque encontré algunas bellas flores de loto, la mayoría me pareció que conformaban un pantano oscuro, homogéneo y sin sentido. No obstante, debo admitir que ese pantano estaba distorsionado de tal manera que, a simple vista, parecía una laguna cristalina, de un azul irreal, con piedras de río suaves y perfectas.


A pesar de que hay artistas, buenos y malos, que hacen su mayor esfuerzo para hacernos creer que esa utopía es real, no lo es. No hay que dejarnos engañar por estas vanas ilusiones. Nada ni nadie es perfecto en la realidad, lo cual provoca la diversidad que hace que la humanidad y el planeta sean tan maravillosos. Pienso que en la entrada de esta galería debería ponerse una advertencia: ¡Cuidado, espectador! Que estas fotografías han sido manipuladas para que usted crea que su mundo es imperfecto, que su realidad debería lucir así, cuando usted está justamente donde debe estar. Las imágenes que está a punto de ver no representan fielmente la compleja realidad.

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería