Hacia Croatán: La guerrilla caoista de Hakim Bey


Ensayo de José Natsuhara.


“Los piratas y corsarios del siglo 18 crearon una “red de información” que envolvía el globo: primitiva y dedicada primordialmente a los negocios prohibidos, la red funcionaba admirablemente. Repartidas por ella había islas, remotos escondites donde los barcos podían ser aprovisionados y cargados con los frutos del pillaje para satisfacer toda clase de lujos y necesidades. Algunas de estas islas mantenían “comunidades intencionales”, completas mini-sociedades que vivían conscientemente fuera de la ley y mostraban determinación a mantenerse así, aunque fuera sólo por una corta -pero alegre- existencia.” (BEY 1991:04)


El presente trabajo va a abordar la propuesta de Utopía Libertaria de Hakim Bey. Una utopía que, haciendo partícipe a la cita, es una Utopía Pirata; lo que implica conceptos como igualdad, libertad, independencia y cooperación. Pero no nos quedaremos en simplemente enunciar de lo que se trata la Utopía Pirata de Hakim Bey, sino que, nos concentraremos además en las estrategias específicas que postula el autor, para lograr tal meta.



1. ¿Quién diablos es Hakim Bey?


Hakim Bey (ni siquiera es su nombre real) es el seudónimo de Peter Lamborn Wilson, un filósofo, poeta, y escritor anarquista estadounidense. No es un autor muy conocido dentro del espectro académico más duro, ya que a lo largo de su vida se movió en círculos relacionados a los movimientos subterráneos, utilizando además medios de comunicación alternativos y efímeros (pensemos en los fanzines, en las radios online y piratas, y en intervenciones diversas)


Hakim Bey es un referente máximo dentro de la contracultura estadounidense, y su pensamiento fue popularizado en los años 90’s. Y Como es costumbre entre los personajes de la contracultura americana, se lo califica, bajo una serie de títulos rimbombantes: Así, es considerado como un Mago del Caos, un guerrillero ontológico, un terrorista poético, un Papa Discordiano, y como el padre ideológico de los hackers… Cabe agregar que Bey también se declara abiertamente pedófilo, pero este, no es un título en el que nos debamos concentrar para el desarrollo de la investigación.


En resumidas cuentas, es un autor difícil de trabajar, pues su material se encuentra desperdigado en muchas revistas, fanzines, y webs vinculadas con un espíritu anarquista que se mueve bajo la corriente, casi siguiendo las estragias que el mismo Bey postula y recomienda en toda su obra filosófica. La presente ponencia se ha hecho en base a todos aquellos retazos anti-académicos.


Habiendo esclarecido quien era Bey, y habiendo anunciado que el presente trabajo girará en torno a la utopia libertaria, asociada a la utopia pirata…



2. ¿De qué Utopía Pirata nos habla Hakim Bey?, o ¿Qué es Croatán?


Hakim Bey es un anarquista que cree que es posible instaurar un sistema de organización que no dependa de un Estado. El problema pues, no es qué tipo de gobierno esté en funcionamiento o no; No se trata de elegir entre gobierno a) y gobierno b). El problema real para Bey radica en el Estado mismo que acoge y permite el nacimiento de toda monstruosidad. La abolición del Estado es para el autor la manera más sana de alcanzar la Utopía siempre añorada por la humanidad, y representada en diversos mitos y leyendas.


Sin Estado, y bajo este sueño libertario, según Bey, podríamos relacionarnos más libremente, y transmutar en seres autónomos y no meros esclavos de determinados intereses ajenos. Lo que se persigue es una utopía en la cual cooperemos entre todos, y en donde cada uno sea tan valioso como su compañero. Es evidente, que hasta este punto, el autor solo especula en torno a las características inmediatas que surgirían luego de la instauración de la utopía propuesta.


Más adelante tratará de dar sustancialidad a su afirmación analizando casos concretos, históricos, en los que puede apreciarse la instauración de tal lucha, y los éxitos para alcanzar la utopía, tanto efímeros, como humanamente permanentes.


Para ejemplificar esta utopía Hakim Bey utiliza como un recurso, el análisis de las sociedades de piratas del siglo XVIII. De esta manera intenta mostrar a sus lectores, que el sueño no es solo un sueño, y que haciendo gala de su incursión en la magia (porque Hakim Bey, es un mago practicante, posiblemente asociado a la Magia del Kaos), todo lo que puede pensarse puede materializarse en la realidad. Es entonces, no una cuestión de mera fe, sino de buscar casos históricos en los que se pueda comprobar que tal utopía ya se ha hecho real con anterioridad (aunque sea de forma temporal).


Bey trabaja sobre, y él es consciente de ello, una visión idealizada de los piratas de américa. O mejor dicho, una visión parcializada. Vincula el espíritu y proceder de la piratería con la actitud anarquista, la utopía que tiene en mente, y las estrategias que postulará para lograr tal empresa. No obstante cabe mencionar que no es el primero en hacer tales relaciones entre piratería y anarquismo; ya antes de él el novelista experimental beat William Burroughs, en su para nada conocida y magistral, trilogía Nova, había adelantado tal panorámica.


Pero en todo caso, y para no confundirnos con el trabajo creativo de Burroughs; Bey no especula sobre una nube. No es que invente datos, ni mucho menos. Bey se basa en documentos reales, es decir, realiza una ardua investigación sobre la piratería del siglo 18 (siendo una de sus fuentes principales, el libro “Piratas de América” escrito por el ayudante de médico, y pirata, Exquemelin). De esta investigación, es que Hakim Bey extrae los aspectos verídicos aunque no necesariamente únicos de la vida de los piratas y corsarios, que a él le interesa trabajar y destacar en particular.


Los piratas habían instaurado la utopía libertaria en La Isla Tortuga. En ella, eran amos y señores. Era una isla difícil de localizar por el enemigo, y más difícil aún de penetrar. Las características de la isla Tortuga cumplen con los requisitos de las TAZ (o Zonas Temporalmente Autónomas, que propone Bey, y que ya desarrollaremos más adelante). Manejando estratégicamente el lugar, podían atacar y desaparecer de nuevo, eran invisibles al mapa del enemigo. Para entender este modo de proceder, pensemos en cómo se mueven en la red los hackers informáticos, que también son denominados, piratas informáticos.


Estas gentes, vivían fuera de la ley. Se comportaban como bandidos, robando barcos ajenos, y viviendo de tales ganancias. Y cuando eran capturados por el sistema, los mandaban a la horca y los dejaban colgando durante meses, como advertencia a los demás piratas y corsarios. No obstante, la muerte no los espantaba de sus deseos de libertad sin restricciones; tanto así que uno de los lemas más conocidos de ese entonces era “Una vida corta pero feliz”, con la que se referían a su propio estilo de vida.


Lo curioso de los piratas, es que para Bey, y par muchos estudiosos del tema, en varios aspectos ´(y con esto, no en todos) parecían más civilizados que la gente de clase alta de las ciudades. Los piratas elegían al rey de la Isla Tortuga por votación, todo voto valía exactamente lo mismo. Es así que nadie se imponía, y todos eran además libres de destituir del cargo al líder, si así lo creían conveniente. Y así, todo lo decidían por votación, y en consejo, incluso las rutas de viaje, entre otras tantas decisiones.


Era gente muy justa y civilizada entre ellos; se ayudaban en cuanto podía, siempre daban de lo suyo al que no tuviera, y evitaban a toda costa traicionarse.


Exquemelin, pirata que llevó sus apreciaciones al papel, nos da más esbozos sobre estos interesantes pillos, sobretodo nos da a entender qué las condiciones de igualdad bajo las que vivían eran absolutas e incuestionables, y cada quien tenía lo que con justicia debía de tener.


“Teniendo ya provisiones bastantes de carnes, se ven con ellas a su navío, donde dos veces al día disribuyen a cada uno cuanto quieren sin peso ni medida, de lo cual ni de otras cosas (botin, etc), no debe el dispensero dar al capitán mejor poción que al más ínfimo marinero.” (EXQUEMELIN 1998:40)


Era tanta la igualdad que se manejaba en un barco pirata, que nadie era superior a otro, ni tan siquiera los blancos con respecto de los negros. Paradójicamente el único lugar donde los esclavos negros podían ser tratados como seres humanos era en los barcos piratas, incluso existen casos de famosos piratas de tez negra, comandando bucaneros y otras gentes de tez blanca. La jerarquía era más bien una distribución de cada quien en lo que sabe hacer, tras lo que nadie debía abusar de su función.


Además, tenían un seguro médico, lo cual era bastante avanzado para la época. Por cada pierna, ojo, o brazo perdido en batalla, se le daba cierta cantidad de dinero al afectado, para que así pudiera tratarse y seguir con su vida de pirata o de hombre retirado.


Todas estas características fascinan a Hakim Bey de las sociedades piratas. En ellas ve que es posible vivir de manera contraria a la del Estado, y vivir bien. Es decir, en condiciones de igualdad absoluta y de justicia, al menos entre ellos. Y cabe destacar a este último respecto, no como justificación, pero sí como un dato analizable, el hecho de que comúnmente los piratas muchas veces acogían a sus enemigos en sus propios barcos, como nueva tripulación, y muchas veces los barcos que asaltaban estaban cargados de botines que habían a su vez sido violentamente saqueados de manos de los indígenas de américa.


Para finalizar con los relatos de piratería, y para darnos el gusto, veamos a lo que se refiere Hakim Bey cuando literalmente en su obra, exclama “Hacia Croatán”. ¿Qué es Croatán?. Esta es una breve historia pirata que le resumiré a continuación:


En 1587 una expedición de más de un centenar de colonos, entre hombres y mujeres, dirigida por el gobernador John White, llegó a la isla de Roanoke. White decidió regresar a Inglaterra con un número mínimo de acompañantes en busca de auxilio y provisiones, dejando momentáneamente a los demás compañeros en la isla. Dejó estipulado que si en su ausencia el resto de los colonos se veían obligados a partir, deberían inscribir el nombre del sitio a donde se dirigían en un «lugar destacado».


White no pudo volver a América hasta 1591, debido a la guerra entre España e Inglaterra. En Roanoke sólo halló los restos de una fortaleza, que había sido saqueada y abandonada; los colonos habían desaparecido sin dejar rastro. Sólo quedaba un indicio: la palabra CROATAN, tallada en un árbol.


Los historiadores todavía discuten su significado. Unos suponen que era el nombre de una tribu india que atacó la colonia y mató a los colonos. Sin embargo, existen hoy pruebas suficientes para pensar que estaba equivocado.


A principios del siglo XVIII, unos exploradores que remontaban el río Lumber, en Carolina del Norte (Estados Unidos), descubrieron, sorprendidos, unos indios de ojos grises que hablaban una lengua parecida al inglés. De los 95 apellidos de los colonos perdidos de Roanoke (nombres como Sampson, Costmore y Locklear), no menos de 41 pueden hallarse entre los Lumbees.


A partir de esta anécdota, Hakim Bey da rienda suelta a su imaginación. A la conclusión que llega es que los colonos, habían decidido abandonar la vida civilizada para mezclarse con aquellos indios y ser libres, unos salvajes autónomos. Croatán, comienza entonces, a tener un significado de comunidad libertaria, de sueño utópico relacionado al viaje hacia los límites de lo permitido.



3. Estrategias.


La utopía debe de ser encontrada en una lucha constante e inteligente, que utilice determinadas estrategias vinculadas con el situacionismo, la magia, el caoísmo, etc. Hakim Bey se enfrenta radicalmente al Sistema. Trata de salir de la lógica del Estado opresor de potencialidades, y de la lógica de los medios de comunicación masivos, de las religiones, de la familia, y el mercado. Tal ves, podríamos incluirlo dentro de la categoría de “inonoclasta”.


Hakim Bey traza un plan para alcanzar la Utopía Libertaria. El Plan es el siguiente. Primero se han de encontrar y utilizar (para determinades actividades, y formas de vida) Zonas Temporalmente Autónomas; y luego por medio de una intensificación del uso de las mismas, tratar de alcanzar una PAZ o Zona Permanentemente Autónoma. Para no confundirnos, vayamos paso a paso.


Antes de explicar en qué consiste tanto la TAZ, como la PAZ, debemos comprender que el proceso de rebelión contra el sistema no será la revolución. Hakim Bey es bastante crítico con respecto de las revoluciones, en la medida de que observa que siempre siguen un curso determinado. Hay una revolución, pero luego se da el paso a la traición, y finalmente a la instauración de un Estado más opresor que el anterior. Un Estado más especializado en la opresión y el control de las masas. Bey representa este círculo vicioso por medio del demonio AION, caracterizado por él como el demonio del Estado, el cual se perpetúa una y otra vez a lo largo de la historia, mientras se fortalece y especializa en la monstruosidad de su esencia.


Como propuesta alternativa Bey propone las insurrecciones, o las revueltas. Esto se debe a que su filosofía de acción se vincula a una propuesta inmediatista (en primera instancia). La insurrección surge de manera inmediata, en lugares imprevistos, y así como desaparece, puede resurgir en otro lugar igual de rápido y con la misma frescura. O eso es lo que cree Bey.


Lo importante es pensar la insurrección en respuesta a un mundo cambiante, que necesita de una estrategia que no sea rígida, estable, o que se delate a ella misma. Cualquier respuesta a u mundo cambiante, que no sea cambiante a su vez, es un blanco fácil. Bey entonces es consciente de que si uno necesita ir contra el establishment, para empezar es una minoría, y para sobrevivir, y sobrevivir en la lucha, debe de procederse a la manera de la guerra de guerrillas, atacando sin ser visto. El Estado es el Gran Hermano.


Aclarado este punto, pasemos al siguiente. Debemos saber, que la insurrección solo es posible, dado su carácter efímero, indomable, y altamente versátil; en las TAZ o Zonas Temporalmente Autónomas.


Ahora bien. ¿Que son las TAZ?. Las TAZ son lugares que tienen una real existencia en el mundo, pueden ser barrios abandonados, pueblos no reconocidos, descampados, o incluso lugares de la Deep Web. Las TAZ son zonas que existen, pero que son desconocidas por el establischment.


Para hacernos una visión de la TAZ, seamos más didácticos: Imaginemos que conocemos un edificio abandonado, de cuya existencia, por equis motivos, nadie está enterado salvo tu y unos amigos. Puedes armar fiestas allí, puedes comercializar droga allí, puedes dar talleres de filosofía allí, o instalarte a vivir sin tener que pagar impuestos, y generando planes para que las demás personas lo dejen de hacer también. Pues bien, ese lugar es una TAZ, porque es temporalmente autónoma, porque a pesar de que existe, no está trazado en el mapa del enemigo.


Ahora bien, LA TAZ como táctica consciente radical emerge solo bajo ciertas condiciones, señala Bey.

1. Liberación psicológica. Esto es, debemos realizar (hacer reales) los momentos y espacios en los que la libertad no es sólo posible sino electiva. Debemos saber de qué forma somos genuinamente oprimidos, y también de qué forma estamos autoreprimidos o atrapados en una fantasía en la que son las ideas las que nos oprimen

2. La contra-red debe expandirse. En la actualidad refleja más abstracción que efectividad. Los fanzines y BBSs intercambian información, lo que es parte del trabajo de fondo necesario de la TAZ, pero muy poca información de esta índole se refiere a bienes y servicios concretos necesarios para la vida autónoma. No vivimos en el ciberespacio; soñar que lo hacemos es caer en la cibergnosis, la falsa transcendencia del cuerpo. La TAZ es un lugar físico y estamos en ella o no. Todos los sentidos deben estar implicados. La trama es de alguna forma un nuevo sentido, pero debe ser añadido a los otros (los otros no deben ser sustraídos de él, como en alguna horrible parodia del trance místico). Sin la trama, la realización completa del complejo-TAZ sería imposible. Pero la trama no es un fin en si misma. Es un arma.


Ahora bien, la Zona Autónoma, es Zona Autónoma solo de manera temporal. Porque cuando por algún motivo es descubierta, inmediatamente es registrada en el mapa del enemigo o de quien se te oponga. En ese punto, es cuando Bey busca la solución más sencilla. Cuando ellos lleguen a descubrir la TAZ, la TAZ ya no será TAZ. La Taz se habrá trasladado a otro lugar, también invisible para ciertos ojos, pues siempre, habrán huecos en todo mapa mental sobre la realidad. Parafraseando la frasecita que acogieron muchos discordianos y anarquistas: “el mapa no es el territorio”.


Las estrategias para alcanzar la utopía deben de darse en estas TAZ, y las TAZ mismas son una versión de esta utopía. Pues en ellas se puede cumplir los ideales libertarios sin ningún problema. El punto está en garantizar a largo plazo este modo de vida posible en las TAZ, pues cuando la TAZ es descubierta, se autodestruye. Hakim Bey tiene una respuesta:


La PAZ es, a diferencia de la TAZ, una Zona Permanentemente Autónoma. Esta permanencia es solo un modo de decir que a pesar de tener que deshacer la vida llevada en determinado lugar utópico, los individuos seguirán viviendo del mismo modo, pues acogerán como parte permanente de sus vidas el nomadismo.

Hakim Bey, afirma entonces, que la PAZ es posible porque las personas son capaces de trasladarse de un lugar a otro sin necesariamente perder sus costumbres en el camino. Pensemos en alguna religión marginal, o algún movimiento contracultural. Por consiguiente, el traslado de TAZ a TAZ, es una intensificación que produce la PAZ, que no es sino encontrar la Utopía de una forma permanente, en la vida nómade, en el traslado sensato, en el conocimiento del mapa en toda su integridad.



4. Conclusiones


Hakim Bey propone una utopía, que ya ha sido real innumerables veces. Nos hace conscientes de ello analizando a las sociedades piratas, y también a las sociedades secretas chinas, a los paganos, etc. Y no solo eso, Bey nos da una especie de guía para conseguir llegar hacia esa utopía. Primero debemos de pensar en insurrecciones inscritas dentro de TAZ, zonas autónomas, desconocidas para el resto de personas; y luego aprender a trasladar nuestra forma de vida libertaria, de lugar en lugar, de TAZ en TAZ. De este modo, podremos alcanzar la PAZ en el nomadismo, la utopía en el lugar que es invisible, porque lo abarca todo y no se suscribe a ningún punto en particular.


Para efectos didácticos, y para acabar con una bella imagen de ciencia ficción libertaria, pensemos en el hombre viviendo en el espacio. Es huérfano de la Tierra sí, pero es un huérfano que encuentra su hogar, paradódijamente, en el todo en constante expansión. Ya no esta sometido a un insignificante planeta azul, sino que su patria es el espacio mismo, el infinito mismo. Así como los piratas del siglo 18, rechazando la determinación terrenal, exiliados de una determinada lógica, y sonriéndole a la muerte opresora, solían decir: “mi patria es el mar”.



Bibliografía


-BEY, Hakim. “Caos, los pasquines del anarquismo ontológico” (1985) [En línea] [citado 20 de mayo 2013]. Disponible en Internet: (http://es.scribd.com/doc/104935818/Hakim-Bey-CAOS)


-BEY, Hakim. “TAZ: Zona Temporalmente Autónoma, Anarquía Ontológica, Terrorismo Poético “(1991) [En línea] [citado 20 de mayo 2013]. Disponible en Internet: http://www.ccapitalia.net/tip/process/hyo/bey_taz.pdf


-EXQUEMELIN, Alexander Oliver. “Los Piratas de América” 1998 Madrid: Historia 16


-BEY, Hakim “La estética del Tong” [Artículo, en Fanzine anónimo] [En línea] [citado 20 de mayo 2013]. Disponible en Internet: http://jugodevidriosarchivos.blogspot.com/2008_10_19_archive.html


-WILSON, Robert Anton “Prometeo Ascendiendo” (1983) [En línea] [citado 10 de septiembre 2012]. Disponible en Internet: (http://es.scribd.com/doc/93264047/Prometeo-Ascendiendo-Robert-Anton-Wilson)


-MAX, Joseph “¿Qué es Chaos Magic?” [En línea] [citado 17 de septiembre 2012]. Disponible en Internet:

(http://zonadecaos.com/Articulos/Max.htm)

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería