snsjcopia.png

La hermosa oscuridad de Osamu Dazai | 大熊猫 - La columna del panda

大熊猫 - La columna del panda #01, una columna de Daisy Saravia

Mientras algunos escritores escriben para cicatrizar las heridas adquiridas en la vida; otros como Osamu Dazai (太宰 治) se niegan a que sus heridas sanen y así las develan de manera descarnada en su escritura. "No es que sea débil, es que el sufrimiento pesa sobre mí demasiado", dijo en su momento este escritor japonés que hoy es el más querido entre los jóvenes de su país. No por nada su novela Indigno de ser humano (人間失格, Ningen Shikkaku), que narra la vida de un estudiante abatido y sin rumbo, es la segunda novela más vendida en Japón, luego de Kokoro de Natsume Soseki. Su popularidad ha llevado a que su obra sea integrada en la cultura pop a través de los nuevos medios, como el manga, el cine y el anime. Sin ir más lejos, en el 2009 en conmemoración del centenario de su nacimiento se produjeron tres adaptaciones al cine de sus relatos: La caja de Pandora de Masanori Tominaga, La esposa de la villa de Kichitaro Negishi e Indigno de ser humano de Genjiro Arata. Ese mismo año el exitoso anime Aoi Bungaku Series (青い 文学 シリーズ, "Serie Literatura Azul") [1] presentó en sus capítulos una adaptación del cuento "Corre Melos" y la famosa novela Indigno de ser humano; esta última modificada y llevada al cine, hecho que le valió ganar el "Gran Premio de Platino" del Future Film Festival 2011.


Tal como se observa, la adicción juvenil por sus relatos es evidente. Pero ¿cuál es el motivo? ¿por qué los jóvenes aprecian tanto a Osamu Dazai? En tiempos donde la literatura de Haruki Murakami —el más popular de los escritores contemporáneos japoneses— sobresale y se roba las miradas de occidente, resulta particular la admiración por la obra de Dazai, tan lejana en el tiempo.

Afiche de las películas "La esposa de la villa" e "Indigno de ser humano"

Hace poco esta misma pregunta se hizo la cadena NHK cuando en el 2011 presentó un documental internacional sobre Osamu Dazai [2]. En esa ocasión realizaron una encuesta a los jóvenes que visitaron su tumba con motivo de su onomástico. Y es que por lo general cada 19 de junio cientos de personas se reúnen en ese lugar para rezar y dejarle flores. La mayoría respondió que apreciaba al escritor porque veía plasmadas muchas de sus propias incertidumbres en sus obras. Los jóvenes se identificaban así con esa visión decadente de la existencia humana que ofrecía, caracterizada por un tono confesional y un corazón abierto que no silenciaba nada: preocupaciones de la adolescencia, el peso asfixiante de las expectativas culturales, la falta de fiabilidad de los adultos o la dificultad de las expresiones auténticas de la individualidad; todo estos temas son parte de las reflexiones de Dazai.

De arriba a abajo, de izquierda a derecha las siguientes obras: "Duelo de mujeres", "Nuevo Hamlet", "El ocaso", "Colegiala", "La caja de Candora", "Siete visiones de Tokio","Tsugaru" y Otogizoushi"

Aspectos literarios: la novela Indigno de ser humano y el shishosetsu

Para la literatura japonesa, Osamu Dazai es uno de los destacados escritores del período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Su narrativa desarrolló un tono pesimista, presentando sin tapujos una nación en crisis social y moral, producto de los efectos de la guerra y de la transición del Japón feudal a una sociedad industrial.


Aparte de la mencionada Indigno de ser humano, Dazai tiene un repertorio de novelas y cuentos importantes, entre los que se encuentran: Colegiala (女生徒) de 1939; "Corre Melos" (走れメロス) y Duelo de mujeres (女の決闘) de 1940;Tsugaru (津軽) de 1944; Caja de Pandora (パンドラの匣) de 1945; y El ocaso (斜陽) de 1947. Esto incluye también a los cuentos "Recuerdos" (思い出), "Flores de bufonería" (道化の華), y "Falsa primavera" (虚構の春),que se publicaron en Bannen, su primera colección de cuentos cortos. De igual manera, también es conocido por actualizar los clásicos cuentos populares, los cuales publicó bajo el nombre de Otogizoushi (お伽草紙) de 1945.


Feria de libro con las publicaciones del escritor Osamu Dazai

En la novela Indigno de ser humano (1948) se retrata la vida de Oba Yozo, un joven sin afecto que al sentirse marginado por su entorno, intenta sobrevivir a través de la careta de "payaso", convirtiéndose en un bufón que hace reír a los demás. Los padres, maestros, amigos, desconocidos, amantes: todos ellos son los sujetos por los que Yozo desea ser reconocido sin éxito. La historia nos muestra así los intentos infructuosos del protagonista por reconciliarse con el mundo que lo rodea; un proceso que se inicia en la infancia y continua hasta la adultez, cuando decide suicidarse como escape a esta imposibilidad. Este relato confesional de carácter autobiográfico forma parte de la narrativa del shishosetsu que, escrito en primera persona, intenta revela la oscuridad de la vida humana. La personalidad del protagonista puede observarse en las siguientes líneas:


Siempre me había dado miedo la gente y, debido a mi falta de confianza en mi habilidad de actuar y hablar como un ser humano, mantuve mis agonías solitarias encerradas en el pecho y mi melancolía e inquietud ocultas tras un ingenuo optimismo. Y con el tiempo me fui perfeccionando en mi papel de extraño bufón.

El trabajo de Dazai revela el lado oscuro de la modernización y sus efectos en nuestra humanidad, mostrándose crítico contra las reglas y las expectativas asfixiantes de su época. Para el escritor, el ser humano es obligado a vivir en la fragilidad de los vínculos sociales, mermada por el egoísmo de los individuos y un mundo deshumanizado donde todos se destruyen entre sí. La novela es así una trágica historia que advierte del mundo postmoderno de hoy; escrita en una prosa sobria y elegante que revela el mundo interior del autor.


En efecto, lo que conocemos de Yozo proviene principalmente de la vida del mismo Osamu Dazai, quien utilizó material biográfico a lo largo de sus libros. Esto es lo que se conoce como el género literario shishosetsu o watakushi shōsetsu (私小説), utilizado para describir una literatura de tono confesional donde los acontecimientos de la historia corresponden a los acontecimientos en la vida del autor. El shishosetsu se forjó a partir de la recepción del naturalismo durante la era Taisho, con la idea de reflejar mayor individualidad y un método menos restringido de la escritura. Un rasgo particular de este género fue que expuso el lado oscuro del autor y la sociedad. El escritor Shimazaki Toson con su novela Hakai (1906) fue el primero en experimentar con esto, siguiéndole luego los escritores Naoya Shiga, Chikamatsu Shuko, Kazai Kenzo y Tokuda Shusei. En esa línea, Osamu Dazai, su vida y escritura, se encuentran en relación con el proceso de esa construcción, del "yo" en la literatura japonesa moderna; de ahí que para la crítica literaria sea la figura representativa de este género. Aunque vale decir que su obra también está marcada por la sátira y sarcasmo, tal como se configura el protagonista de Indigno de ser humano.

Osamu Dazai / Portada de su libro "Indigno de ser humano"

Aspectos biográficos: Osamu Dazai y sus vicisitudes


Como se dijo antes, la configuración del personaje Yozo en Indigno de ser humano se desprende de la vida del autor. Osamu Dazai, cuyo verdadero nombre era Shuji Tsushima, nació en Kanagi, en la prefectura de Aomori el 19 de junio 1909. A pesar de la posición acaudalada de su familia y de las comodidades que recibía, tuvo una niñez marcada por la soledad, siendo su única compañia la institutriz de la familia, Take Chikamura, impulsora de su educación y sus gustos literarios. El interés por la literatura durante sus años de escuela secundaria, lo llevó a publicar sus primeros relatos en las revistas de Aomori. Sin embargo, en 1927 su producción literaria sufrió un revés tras enterarse del suicidio del escritor Ryunosuke Akutagawa (芥川 龍之), su mentor literario. Este acontecimiento lo dejó tan devastado que empezó a vivir un estilo de vida poco convencional, marcado por el alcoholismo, la drogadicción y el amorío con algunas geishas.


Osamu Dazai en un bar

Recuperado de esta experiencia, en 1930, Dazai inició sus estudios de Literatura francesa en la Universidad de Tokio; sin embargo, hacia el final de su primer año, dejó de asistir a las clases debido a una nueva ruptura emocional. Por esos años su deseo de casarse con la geisha Hatsuyo Oyama, hizo que fuese expulsado y desheredado de su familia. Debido a esto, se dio su primer intento de suicidio junto a la joven Shimeko Tanabe. Tras pasar dos días bebiendo, ambos tomaron pastillas para dormir y se arrojaron al mar. La mujer se ahogó pero él sobrevivió; hecho que suscitó una investigación policial y la asignación de rehabilitación psicológica a Dazai.


Luego de esto, se casó con Hatsuya, pero el matrimonio no duró tanto por problemas de adulterio, debido a que su esposa lo engaño con su mejor amigo. En 1940 se casó por segunda vez con Michiko Ishihara, una maestra de escuela que le presentó el escritor Masuji Ibuse. Con ella se mudó a la ciudad de Mitaki, tras los constantes bombardeos en la capital producto de la guerra que enfrentaba Japón. Durante esos años, el escritor pasó los días más satisfactorios como autor y escribió muchas piezas maestras como "Corre Melos!" y El Ocaso, su más importante novela, aquella que lo volvió una celebridad. No obstante, esto al final no pareció ayudarlo mucho: su adicción al alcohol y su amorío iniciado con Tomie Yamazaki hizo que abandonase a su familia e inicie una nueva vida. En aquel tempestuoso período escribió su última novela Indigno de ser humano. Al final, El 13 de junio de 1948, Dazai y Tomie decidieron suicidarse, ahogándose en el canal de Tamagawa.


Acontecimiento como los intentos de suicidios, el amorío con geishas o el alcoholismo y la adicción a los drogas están presentes en las páginas deIndigno de ser humano. No obstante, resulta particular que la novela realice un giro al final de la historia, pues desde la perspectiva de un ser querido (la amante de Yozo), el protagonista no resultaba malo, sino una buena persona. Descrito como "un ángel", la semblanza se vuelve positiva. Tal vez esto fue el deseo de Dazai, un escritor tan incomprendido en su tiempo.


Osamu Dazai y su familia

El Premio Akutagawa y las cartas


En paralelo a su vida personal, la maestría de sus narraciones le valieron cierto reconocimiento de la crítica literaria. Durante el año 1935, Dazai fue postulado dos veces al prestigioso Premio Akutagawa, pero en la primera perdió frente al escritor Tatsuzo Ishikawa y en la segunda se declaró desierta la elección. Por ese entonces, Dazai prestó mucho interés al concurso, pues admiraba al escritor Ryunosuke Akutagawa y sentía que sus méritos literarios merecían hacerlo acreedor al premio. No obstante, tras perder al inicio, su desesperación le hizo escribir diversas cartas dirigidas a los miembros del jurado, pidiéndoles sean favorables a su elección. Así, en una carta dirigida al escritor Haruo Sato, Dazai dice lo siguiente: "Me inclino ante ustedes solicitando se me adjudicará el segundo Premio Akutagawa [...] Estoy decidido a convertirme en un buen escritor. Nunca olvidaré la gratitud (yo debería ganar)". El escritor Yasunari Kawabata, también recibió una carta de Dazai con la misma intención:


Quisiera que me premiara por haber sobrevivido, sin haberme privado de la vida. Últimamente, estoy un poco en la pobreza, no he podido escribir nada, sólo considerables misivas. Por favor, deme una esperanza. Permítame hacer feliz por una vez en mi vida, a mi anciana madre y a mi mujer. Deme la gloria. [...] Rápido, lo antes posible démelo, no me deje morir. Estoy seguro que puedo hacer un buen trabajo en el futuro. Si obtengo ese dinero seré como una mariposa brillante.

En la época en que escribió estas cartas, Dazai ya había debutado como escritor, pero era mentalmente inestable. Escritores como Kawabata y Sato apreciaban los trabajos literarios del joven escritor, sin embargo no se mostraban conformes con los escándalos de su vida personal. De hecho cuando Dazai estaba nominado por primera vez al concurso, Yasunari Kawabata se refirió a él del siguiente modo: "Lamento que las nubes oscuras en su vida personal le estén impidiendo por el momento expresar su talento de forma más clara". Al poco tiempo, Osamu Dazai llegó a la conclusión de que la opinión del escritor, tan respetada en los círculos literarios, había sido determinante para su no elección. Convencido de que los factores extra literarios pesaron más, expresó su desazón en una carta enviada a la revista Bungei tsushin. En dicha misiva no solo fue irónico con la publicación reciente de Kawabata, sino que lo acusó directamente de ejercer irregularidades en el concurso: "Yo sentí presiones mundanas y el aroma sofocante de las relaciones financieras". La respuesta no se hizo esperar y al mes siguiente este respondió: "El señor Dazai no comprende cuáles son las funciones del comité. Sería mejor para él no entregarse a la salvaje especulación o sospecha infundada".


Más allá de la anécdota, es claro que por esos años la vida de Osamu Dazai suscitaba rechazo; razón por la cual su obra no fue apreciada en su total dimensión. Algo de lo que fue muy consciente el propio escritor. Sin embargo, se puede decir que el tiempo terminó siendo su mejor juez, pues aunque no se consagró nunca como ganador del Premio Akutagawa, décadas después la admiración por su obra generó la creación de su propio premio, el cual se mantiene hasta la actualidad. El Premio Osamu Dazai, establecido en 1965 premia anualmente los mejores relatos cortos de escritores novatos o poco conocidos. Fue organizado por la editorial Chikuma Shobo y en la actualidad ha pasado a manos del municipio de la ciudad de Mitaka, celebrando este año su treinta duodécima edición.


Sin lugar a dudas, Dazai se ha ganado una posición en las letras japonesas modernas comparable a escritores de la talla de Mishima, Soseki, Akutagawa, Abe y Kawabata. Aunque su mayor logro no es siquiera eso. Su mayor logro es ser un escritor esencialmente juvenil, muy leído y amado por los jóvenes. Eso supera con creces lo anterior.






Notas:


[1] El anime Aoi Bungaku y la adaptación de Indigno de ser humano se puede ver en youtube: https://youtu.be/gTsHQTbSGcU

[2] El documental se llama Begin Japonology. Véase en youtube: https://youtu.be/0Qa3DwqgT5c


Fuentes consultadas:


Cartas de Osamu Dazai a Kawabata. Traducción de Juan Agustín Onis Conde. Visto en: [https://grupotadaima.files.wordpress.com/2013/03/cartas-de-osamu-dazai-a-yasunarikawabata.pdf]

Dazai, Osamu (2010). Indigno de ser humano. Barcelona: Sajalín Express.

Hijiya-Kirschnereit, Irmela (1996). Rituals of Self-revelation: Shishōsetsu as Literary Genre and Socio-cultural phenomenon.Londres: Harvard University Press. Lyon, Phillips I. (1985). The Saga of Dazai Osamu: A critical study with translations. California: Standford University Press.


La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería