snsjcopia.png

La revolución del audiovisual | Arte Pirata #05

Arte Pirata #05, una columna de David Chávez Segura


Arte Pirata #05, una columna de David Chávez Segura


Como no tuvimos la suerte de verla en su estreno en cines, solo ahora que nos la alcanzaron a través de Vimeo a un precio accesible, no solo podemos decir unas cuantas palabras sobre el documental peruano más visto "La Revolución y la Tierra" de Gonzalo Benavente y el impacto que ha ocasionado en quienes consumimos audiovisuales desde el nacimiento y reconocemos en la creación de estos productos un medio de expresión y difusión hermosos sino que también nos atrevemos a sostener que estamos en medio de una revolución audiovisual a la que debemos adaptarnos. Interesados no solo en lo audiovisual, sino también enganchados a lo exquisitamente documental e histórico, las imágenes que sucedieron el arranque de "La Revolución y la Tierra", no hicieron más que cautivarnos haciéndonos entender que cada minuto de lo que veríamos valdría verdaderamente la pena. Que el documental haya sido en su momento censurado solo provocó que se vea más por el público. Por tener preciados registros fotográficos y fílmicos del Perú antes, durante y después de la Reforma Agraria de Juan Velasco Alvarado y por contener interesantes testimonios de los actores sociales en posteriores revoluciones de ese tipo, recomendamos su visualización en caso de ser usted un interesado de la historia, del cine y lo documental.

Enamorados paradójicamente de la historiografía y sus vericuetos tan satisfactorios de recorrer en búsqueda de esa data tan necesaria por alguna justa razón, vimos en los archivos documentales esa fuente de conocimiento insuperable por separatas y lecciones inservibles en la Facultad. Es por eso que recomendamos encarecidamente ver películas y en especial documentales si tus motivaciones nacen de lo sociológico. Esos documentos visuales conforman un patrimonio valiosísimo que debe fomentarse en su creación, consumo y preservación. Es también importante irse forjando un lenguaje audiovisual, con el fin de perfeccionar la técnica de contar debidamente una historia importante.

En celebración del Día Mundial de Patrimonio Audiovisual, el Cine Club Voyeur Salvaje proyectó en línea los cortos documentales "De Margot, la del circo"(1987), "Encuentro de hombrecitos"(1987) y "Miss Universo en el Perú"(1982) del grupo Chaski, realizadores de los hitos del cine social peruano "Gregorio" y "Juliana". Fue una excelente oportunidad de reencontrarse con material documental nacional cuidadosamente restaurado y sentir la belleza y precariedad de nuestra memoria. Se afirmó que "No podemos enamorarnos del cine peruano si no lo conocemos".

Por otro lado, hace poco en el festival de cine Al Este, entre el nutrido catálogo, se contaba un título documental, "Cines de Video" de Wari Gálvez, en cuyo trailer pudimos reconocer a Raúl Peña Carhuaricra, Chelelo, antiguo dueño del Cine Popular de Cerro de Pasco, contando detalles sobre la vida de cine en los tiempos idos en los que se podían ver famosas películas en pantalla grande en nuestra ciudad. El material de este documental es un testimonio del fenómeno del cine y sus locales en distintas provincias del país y su posterior desaparición o conversión en templos cristianos y festivos.

El caso de Pasco es el de la provincia que no solo permite la destrucción de sus espacios públicos históricos y el ascenso de funcionarios que no tienen idea del diseño de políticas culturales, sino que olvida también lo importante que es eternizar la realidad mediante las imágenes y el sonido. La videoteca de la UNDAC se encuentra arrinconada, los archivos en formato VHS abandonados resistirán cada vez menos el paso del tiempo. Las imágenes de nuestra ciudad se irán perdiendo como sus ambientes sociales. Es tiempo de que se produzcan en Cerro de Pasco documentales, cortometrajes de ficción y hasta un largometraje, prueba de la existencia de agentes con consciencia histórico-documental. Se pueden dar muchos mensajes a través de lo audiovisual. Formatos como el de Tik Tok representan un cambio preocupante en la manera que se consume lo audiovisual: lo que se viraliza es corto, gracioso y en muchos casos irrelevante. Someterse a únicamente ese tipo de material no tiene mucho de malo, pero lo verdaderamente nocivo es atrofiar la capacidad de atención y apreciación crítica dejando de lado los films y material de largo aliento e información profusa. Entre todo el material desechable que brinda la televisión nacional, es necesario engreír a los ojos y al entendimiento con material visualmente atractivo y con una temática que motive su apreciación.

Es necesario conformarse como un equipo con el fin de realizar proyectos de creación y preservación del patrimonio audiovisual en Pasco. Todos los talentos coordinados en una bella creación, puesto que el cine nunca puede dejar de ser un trabajo comunitario. Producir documentales no solo es un método eficaz para denunciar problemáticas sociales, sino que también es ideal como detalloso medio de educación social. Una filmoteca es muy necesaria, tanto como una biblioteca, puesto que sirve como espacio social para compartir ideas, cuidar el material histórico y hasta como laboratorio creativo.

No hay en el Perú una cultura de resguardar el patrimonio audiovisual. Lamentablemente se han quemado miles de archivos y eso ha provocado profusa pérdida de esa memoria que es parte de nuestra historia. Los archivos televisivos, archivos personales y familiares son importantes en estos casos. Restaurar evidencia histórica audiovisual es un excelente generador de empatía. Conocer cómo fuimos es una fuente de certezas a la que debemos aspirar y retratarnos como somos actualmente un importante medio de expresión.

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería