Magia, Voluntad y DMT | Primeras tentativas #03


Primeras tentativas #03, una columna de Maj Navaka


“Hallar el camino para suprimir el aislamiento

en que se halla la voluntad en cada individuo

logrando así un ensanche de la esfera inmediata

de la voluntad sobre el cuerpo propio del que quiere,

tal era el propósito de la magia”

Schopenhauer, Sobre la Voluntad en la Naturaleza

Hay un pequeño libro de Arthur Schopenhauer titulado “Sobre la voluntad en la naturaleza”, donde habla, como se puede imaginar, de cómo se manifiesta la voluntad (ese ente metafísico en el que Schopenhauer estaba bastante seguro que existía) en los diferentes aspectos de la naturaleza; y para esto Schopenhauer, como gran lector que era, se arma de innumerables citas y libros de todo tipo para sustentar su tesis, desde autores de química, biología, física, metafísica, etc. En este pequeño texto que tienen ahora ante los ojos, hablaré brevemente de una parte de este libro que para mí resultó bastante sugerente, titulada: “Magnetismo animal y magia”. En este capítulo Schopenhauer explica cómo la voluntad se manifiesta en el magnetismo animal, y por ende, en la magia, la cual considera análoga a esta nueva vieja ciencia.

Entendemos así, mediante diferentes ejemplos en diferentes tipos de actos mágicos, como en los embrujos, las maldiciones, las curaciones, el vuduismo y los pactos con dioses y demonios, se manifiesta la voluntad. Esta, muchas veces, como veremos si nos ponemos a revisar diferentes tipos de conjuros o invocaciones, es enviada a través de algún tipo de objeto que usa el chamán o mago, para finalmente llegar hacia un objetivo.


Ahora, si examinamos muchos de estos objetos que eran usados como vehículos de la voluntad, notaremos la gran presencia de plantas psicoactivas: Tabaco, daturas, brugmansias, ayahuasca, peyote, mandrágoras, belladonas, entre muchas otras más. En un pequeño artículo (año 2016) de la revista “Ciencia e Investigación”, se habla específicamente de las Daturas y Brugmansias, hablando de entre muchas cosas, de sus usos en la hechicería para actuar sobre las voluntades humanas y/o castigar a enemigos con la locura.


“En Indonesia, según la tradición, las mujeres traicionadas vengaban la infidelidad de sus amantes con un insospechado método: alimentaban escarabajos con hojas de datura y luego mezclaban los excrementos de estos con la comida que posteriormente le daban a su pareja. El desdichado infiel acababa perdiendo el juicio siendo presa de la locura como venganza por su infidelidad.” Resalto la importancia de las plantas para destacar la adición del elemento psicoactivo a los actos volitivos de la magia, pues, a partir de aquí me gustaría relacionar esto a la teoría de un médico que estudió el DMT y su relación con el espíritu. Cabe resaltar que esta relación con el espíritu no es arbitraria pues también, en muchas de las citas que hace Schopenhauer, se ve que muchos actos de la voluntad eran considerados como actos del alma: “Ya Rogelio Bacon, en el siglo XII, dice: «… Porque, además, si algún alma maligna piensa fuertemente en la infección de otra, y la desea con ahínco, tendiendo a ella segura de su éxito, y considerándolo con vehemencia que puede dañar, no hay duda de que la naturaleza obedezca a los pensamientos del alma” Quizás para lo siguiente que deseo explicar no tengo aún la suficiente elocuencia, pero lo intentaré a modo de boceto pues, volveré a tocar el tema más adelante, después de volver a ciertas lecturas y hacer nuevas también. Según Rick Strassman: “La DMT existe en el organismo de todos los seres humanos y también está presente en otras formas de vida de los reinos animal y vegetal. Es parte de la composición normal de los seres”. Esta sustancia que se encuentra en todos los seres, es también la que permite la conexión y/o comunicación de estos mediante lo que nosotros llamaríamos viajes psicodélicos. Para Rick Strassman estos viajes son la puerta de acceso a la naturaleza misma, y todo gracias a la sustancia psicoactiva. Cabe resaltar aquí también, que estos estados de conciencia también se han logrado en otro tipo de experiencias, como las de la muerte y las de meditación profunda (pensar, por ejemplo, en los monjes Tibetanos), donde se encuentra mayor segregación de este químico en el cerebro. Por otro lado, chamanes y brujos, gracias a sus plantas, se comunican con sus dioses, con criaturas de otras dimensiones y logran pronosticar el futuro, sanar enfermedades o actuar sobre las voluntades de otros seres, más débiles de conciencia. Y es aquí es donde hago la pregunta, pues, ¿quién soy yo para afirmar cosas?, ¿no será el DMT la voluntad detrás de la magia, la cosa que se creía metafísica? Mucho se podría reflexionar sobre las manifestaciones simbólicas en los llamados viajes, y encontrar puntos de encuentro en donde se pueda llegar a un solo lugar, quizás, las voluntades de toda la naturaleza manifestándose y nosotros con nuestra inteligencia limitada, intentando entender su lenguaje; o quizás simplemente será, siendo más escépticos, una fumada de las buenas. En fin, sin más que decir, termino aquí mi reflexión X del día, saludos. “… los demonios y dioses de todo género

son siempre hipóstasis, mediante las cuales

los creyentes de toda secta y tinte se hacen

concebible lo metafísico, lo que está detrás

de la Naturaleza, y participantes de su existencia

y constitución y dominadores, por lo tanto.”

Schopenhauer.

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería