snsjcopia.png

Mejores 10 animes del 2020: ¿El top de un otaku no tan otaku? (parte 1) | Versailles Anime #11


Versailles Anime #11, una columna de Francisco Maldonado

Normalmente suelo arrancar las columnas con una advertencia de spoiler, pero al ser un artículo que gira alrededor de un top, creo que la advertencia resulta innecesaria. No voy a spoilear nada que arruine la experiencia de ver alguno de estos títulos, así que pueden continuar leyendo tranquilos. Ahora bien, seguramente se estén preguntando por qué terminar el año con la salida fácil, pues a la verdad y no lo es tanto, soy una persona que en verdad disfruta de estos artes, tanto del anime como del manga, pero lo hago como parte del disfrute en mi tiempo libre, no tengo franjas de mi día dedicadas a ver series o leer tomos de manga. Además, he procurado mantenerme en la posición de fan al ver un anime, al menos la primera vez que veo cada serie, porque así me permito disfrutar realmente. Luego viene el momento de analizar y buscar las segundas lecturas. Y es con estos precedentes que elaboré este top, que vale la pena aclarar, es mi top, ¿vi más que estos 10 títulos? Si, seguramente no coincidan en algunos, pero creo que si los vuelven a ver con la pequeña perspectiva que les daré de cada uno, puede que les terminen gustando un poquito más.


Como he reiterado varias veces en este espacio, el fin último se divide en dos; primero, acercar el anime a más personas y darles un pequeño empujón para que se decidan a disfrutarlo desde una perspectiva tanto artística como crítica, sin el miedo de ser encasillados en un grupo (otaku), sino que se abran a sí mismos una nueva ventana artística, que se nutran de una nueva corriente, que amplíen sus horizontes mentales y enriquezcan su criterio acerca de la animación en general (en este caso específico, la animación japonesa). Segundo, abrirle la cabeza al otaku promedio, haciéndole ver que aquello que tanto nos gusta tiene mucho más de lo que nos parece evidente, para que podamos darle juntos nuevas lecturas a estas series y que no queden como mero entretenimiento, sino que a través de este ejercicio de reflexión podamos encontrar lecciones prácticas para la vida diaria, que con estas conclusiones logremos vernos un poquito más hacia adentro y podamos decidir cambiar todo aquello que nos hace falta.


No sé si considerarme un otaku, al menos no en el sentido habitual de la palabra y su ya conocido significado, creo que la concepción actual del término responde a dos cosas, a una burla a quienes de alguna manera se decidieron por disfrutar de algo distinto al resto, y a la acepción más correcta relacionada a lo geek o friki. Realmente no creo que ver anime me haga especial o diferente, así como no creo que solo escuchar jazz fusión lo haga, estoy del lado del equilibrio, pero comparto la idea de que mucho del contenido mainstream al que actualmente tenemos acceso en las distintas plataformas de streaming es simplemente basura. Llevo 15 años cerca de este arte, lo poco que he estudiado de animación y cine me ha permitido ver las series con una óptica un poco más técnica y así escoger mejor lo que me pongo delante, además soy músico y mi principal actividad no está detrás de una pantalla aprendiendo japonés a través de series, digo todo esto porque creo que si soy un otaku es porque amo este arte tanto como amo el fantástico en muchos otros espacios.


La palabra que los japoneses asocian con lo que nosotros llamamos otaku es hikikomori, que más que una actitud jocosa o merecedora de burla (aunque lo sea), representa un síndrome entre los jóvenes de Japón, el cual determina en la persona una necesidad de aislamiento completo, permaneciendo en sus casas por años sin ningún tipo de interacción social, obviamente leen manga, miran anime y consumen videojuegos, pero es una realidad que junto a muchas otras preocupa dentro de la sociedad nipón.


El término otaku significa geek o friki y se empezó a usar a finales de los 70’s e inicios de los 80’s en Japón para referirse a los primeros fans de la saga de Star Wars (de la cual también soy seguidor), por lo que sí, disfruto muchísimo del anime, pero mis bandas favoritas son Pink Floyd y Muse, aunque también tengo mi lista de Spotify llena de openings y endings de anime, mi saga favorita en cine es El Señor de los Anillos y mis libros predilectos son todos los que escribió Sir Arthur Conan Doyle. ¿a dónde voy con todo esto y por qué lo uso como introducción del top? Lo que quiero hacer notar es que creo que no hay límites para disfrutar de algo cuando en verdad lo haces, no necesitas encasillarte o dejar que te encasillen en un grupo para poder ver una serie en internet. Al arte, así como al anime, lo hemos encasillado nosotros mismos, al no permitir que más gente lo vea, al creer que algo es nuestro solo porque nos gusta. Debemos entender que mientras más personas amen lo que amamos disfrutaremos más de aquello. Entiendo que no es fácil dejar entrar a más a gente a espacios en los que por la razón que sea nos sentimos especiales o seguros, pero eso es parte de crecer y madurar, saber que no necesitamos estar solos, que depende de nosotros presentar nuestra identidad (la que también está compuesta por nuestros gustos) de manera transparente y que aunque a la gente no le termine gustando, vamos a toparnos con alguien que le de una oportunidad a quienes somos, conociéndonos más a través de acercarse a lo que nos gusta.


En este top incluí todo lo que se emitió de manera regular en el año que pasó, la única serie que no incluí fue Shingeki no Kyojin, ya que solamente tenemos cuatro capítulos al aire y más allá de estar al día con el manga, la serie está apenas adentrándose a la parte fuerte de este último arco. Dicho esto, empecemos con el top:



PUESTO 10 (empate):


-EN’EN NO SHOUBOUTAI (FIRE FORCE)


De la mano del estudio David Production, llega esta serie de verano, llegó en junio con una segunda temporada muy fuerte. Su premisa no va a cambiar, es un shounen de peleas que se ubica en un futuro distópico, y trata de una división del cuerpo de bomberos de Tokio que no apaga incendios, sino que con el poder de controlar el fuego debe “poner a descansar” a los humanos que sufren de la combustión espontánea y los transforma en infernales. Este fenómeno ocupa una gran parte del porcentaje de las causas de mortalidad en la actualidad, todo esto debido al Gran Cataclismo, un incendio global que acabó con la mayor parte de la humanidad. Entonces, ¿bomberos que matan demonios con poderes de fuego? Si, pero como en todo, no debemos quedarnos con la primera impresión en cuanto al argumento, la serie es de acción pura y dura, el ritmo es muy bueno, sus personajes tienen muchísimo carisma y por momentos la trama empieza a mostrar tintes de Seinen, lo que le termina dando mucho más cuerpo y la alejan del mero entretenimiento. Tiene una ambientación steampunk, que la aleja mucho del Japón que estamos acostumbrados a ver en los animes, con una animación que apunta ser más realista, y tanto sus openings como sus endings están cuidadosamente elaborados y escogidos. La serie tiene muchísima calidad y mucho potencial, por ahora no me parece que vaya a ser una obra cumbre, tiene todos los clichés, tropos, arquetipos y tópicos del shounen, pero a diferencia de otras series como Black Clover, ha sabido detenerse lo suficiente en cada uno como para que lo reconozcamos, pero no nos canse.


-KAMI NO TOU (TOWER OF GOD)


Una torre que siempre ha estado ahí, nadie conoce su origen y dentro de ella viven todo tipo de criaturas, lo único cierto es que, si pasas la prueba que cada piso te presenta y llegas al último, puedes pedir cualquier deseo y convertirte en un Dios. Esta es la premisa que se nos presenta en el primer capítulo de Kami no Tou, la primera de las tres series originales que ha lazado Crunchyroll en convenio con WebToon (esta última es una página que principalmente publica mangwas, es decir, mangas coreanos). La historia nos presenta a Bam, el protagonista, quien entra a esta torre para encontrar a Rachel, su interés romántico. Los personajes que nos muestran son interesantes, la historia se muestra simple, tenemos de todo un poco, desde el battle royal hasta la comedia romántica. En esta primera temporada la serie no cuenta demasiado acerca de su universo, simplemente nos dan las bases de lo que necesitamos saber para entender lo que hasta ese momento sucede. Uno de los puntos más fuertes de esta serie es su banda sonora (tema a destacar en todos los originales de Crunchyroll), de la mano de la agrupación coreana Stray Kids, presentan temas muy potentes tanto para el opening como para el ending, además de que los temas que se desarrollan dentro del progreso de la serie envuelven y apoyan muy bien la trama. Hubo un sector que destrozó la serie y no le quito razón, esto suele pasar cuando una serie viene con un ejército de fans a sus espaldas y cuando algo nuevo se introduce en la industria; debo confesar que no pude dejar por fuera esta serie debido su historia, pero no la del anime, sino la del manga, la cual es simplemente espectacular, se aleja por completo del shounen, se mete en la traición y las tramas políticas, no suelta el fantásticos y las peleas espectaculares, pero eso se convierte en el elemento adicional. La crisis de identidad, el miedo al fracaso, la crueldad y la muerte son algunos de los aspectos que hacen del argumento futuro de Kami no Tou una verdadera delicia. Este puesto es básicamente un golpe de esperanza sobre el futuro de la serie.



PUESTO 9


-BOKU NO HERO ACADEMIA - TEMP. 4


Creo que este anime no necesita demasiada presentación, este 2020 llegó la segunda parte de su cuarta temporada, la cual no tuvo la misma intensidad que su primera mitad, pero que nos dejó momentos bastante emotivos. Este ritmo un poco más lento era necesario para cerrar todas las subtramas que se habían iniciado, cada capítulo cuenta, tanto el mini arco de Gentle Criminal como el del festival cultural están lejos de ser relleno, ya que resultan necesarios para mostrarnos cuanto han madurado nuestros personajes. Esta cuarta temporada debía seguir con el tema más importante que teníamos sobre la mesa, el hecho de que no contábamos más con All Might, al menos como héroe activo, y esto va de la mano con los últimos tres capítulos de la temporada, que nos ofrecieron un cierre realmente épico, con un Endeavor en todo su esplendor, no solo como héroe, no solo en cuanto a sus poderes, no solo por el despliegue de fuerza visto; sino que su arco como padre y esposo empieza a tener mucha más forma y significado. Créanme cuando les digo que los últimos 10 minutos de la temporada los van a dejar sin aliento. Si la saga de Overhaul, que a mi gusto hasta ahora es la mejor o como máximo es segunda, hubiese sido emitida en el mismo año, esta cuarta temporada sin duda entraba en el podio. Próximamente voy a analizar a fondo esta saga (la de Overhaul) porque en realidad presentó una carga dramática extraordinaria. Como siempre, la animación y la banda sonora son de lo mejor que hay en el medio actualmente, los personajes empiezan a sentirse mucho más sólidos, el villano está dejando de ser solamente aquel de la risa malvada y se acerca más a lo que la trama exige. Si no has visto aún la cuarta temporada, sugiero que corras a hacerlo.



PUESTO 8


-KANOJO, OKARISHUMASU (RENT A GIRLFRIEND)


Estamos acostumbrados a compararnos o buscar asemejarnos a aquellos protagonistas todopoderosos, guapos, fuertes, aquellos que se quedan con la chica, los que ganan al final. La verdad es que el 90% de las veces no somos como Ichigo o como Kamina, pero en una buena parte de los momentos de nuestra vida nos sentimos como Kazuma. Septiembre nos sorprendió con una de las series más polémicas del año, y no porque tenga escenas complejas de tratar o una trama difícil de digerir, sino porque en lugar de pintarnos un paisaje nos puso un espejo, es como si la pantalla se quedara negra y solo viéramos nuestro reflejo mientras la historia transcurre en nuestra cabeza. Rent a girlfriend nos cuenta la historia de Kazuma (protagonista), un chico que acaba de entrar a la universidad y ahí tiene su primera novia, a la cual logra besar, pero ella corta con la relación tan solo después de un mes, esto lo lleva a sentirse solo y destruido, por lo que decide contratar los servicios de una novia de alquiler. Así conocerá a Chizuru, una chica hermosa de cabello negro, la que se verá obligada a continuar con es relación de ficción más allá de una cita debido a distintas situaciones que las serie nos presenta. Lo que buscaremos descubrir es si al final de todo eso esa relación terminará siendo solo ficción o algo más. Interesante y ultra novedoso, ¿verdad? Esta serie tiene muchos errores técnicos al momento de contar su historia, hay fases del argumento que puedes sentirlas un poco huecas, pero si todo eso está presente ¿qué rayos hace en ese top? Pues regreso al inicio, me parece que es una serie que nos expone. En occidente el hecho de alquilar una novia puede parecer surreal, porque en nuestra mente el noviazgo implica mucho más que el salir a comer o al cine, pero la verdad es que en una sociedad tan fría como la japonesa, el rentar compañía no es algo para nada descabellado. ¿Y no lo hacemos nosotros a veces, pero lo llamamos de otras formas? Pues creo que sí. A esto sumémosle a Kazuma, que es un patán, no sabe tratar a las mujeres, no puede relacionarse con ellas y en muchas ocasiones las trata mira un objeto; seguramente no quisiéramos ser como él, pero también seguramente hubo o hay mucho de eso en nosotros. No nos gusta recordar que no éramos tan agradables, no nos gusta repasar nuestros errores y para muchas personas, Kazuma es la personificación de todos ellos. Otra serie que no es de 10, pero que recomiendo totalmente si eres de las personas que les gusta incomodarse a sí mismo un poco.



PUESTO 7


-GREAT PRETENDER


Wit Studio decidió no animar la temporada final de Shingeki no Kyojin y apuntarle a un tipo diferente de historias que hasta ahora no habían adaptado, sinceramente todos hubiésemos querido que continuaran con la historia de Hajime Isayama, pero el resultado final emitido por Netflix, llamado Great Pretender, es excelente. En fin, este anime nos cuenta la historia de Makoto Edamura, quien parece ser el mejor estafador de todo Japón, pero que, al intentar estafar a un extranjero, resulta ser él quien es timado. La historia nos lleva a involucrarnos con la mafia, el narcotráfico, las estafas a gran escala. El apartado artístico, entiéndase animación, ambientación, diseño de personajes y estética en general, es simplemente espectacular, no es sencillo presentar locaciones alrededor del mundo y no fallarle a alguna. Creo que lo mejor de esta serie es el tono que eligió para contar la historia, cuando hablamos de la mafia, narcotráfico, estafas y al mundo del crimen en general estamos acostumbrados a un tono frío, lento y dramático, pero Great Pretender se decidió por algo completamente diferente, el humor no falta en todos los capítulos, tocan temas que realmente son complejos pero los llevan casi que a la comedia sin llegar a caricaturizar la temática, y esta elección de tono no solo la vemos en la narrativa elegida, sino en su paleta de colores, la cual es realmente potente y saturada, en fin, colores imposibles. Todo esto toma aún más fuerza cuando sabes que mucho del equipo detrás de este anime fue parte activa de la franquicia Evangelion.



PUESTO 6


-JUJUTSU KAISEN


Si hay algo que debo decir es que el estudio MAPPA se lleva todos los premios y merece una mención aparte, no solo tomó la valiente decisión de llevar a cabo la adaptación de la temporada final de Shingeki no Kyojin, la cual Wit Studio dejó a un lado y el resto de estudios grandes en Japón rechazó; sino que cuando revisas los proyectos que están a su cargo, solo te explota la cabeza, porque al recordarlos, te das cuanta del nivel de calidad en su animación y que no baja en ningún capítulo de ninguna de estas series. Me voy a tomar el trabajo de mencionar algunas: Banana Fish, Dororo, Dorohedoro y The God of High School. Casi todos los años tenemos un shounen que la rompe, tanto en la Weekly Shounen Jump (revista japonesa) como en las emisiones de anime, pues en este año fue Jujutsu Kaisen, cuyos puntos fuertes son los que MAPPA sabe que necesita potenciar: animación excelente, escenas de pelea potentes, banda sonora épica, personajes carismáticos y buen ritmo al momento de contar la historia. En esta ocasión nos encontramos con hechiceros y el elemento que les otorga poder en este caso se llama energía maldita, los enemigos a derrotar son llamados maldiciones, los mismos que se crean a raíz de las emociones negativas que los seres humanos experimentan. Nos presentarán a Yuuji Itadori, un joven de último año de instituto japonés quien será nuestro protagonista y empezará su viaje para convertirse en hechicero. Este anime no innova en nada, pero funciona en todo, no vas a encontrar nada revolucionario ni una profundidad en los personajes al estilo Evangelion, pero sí nos presenta a personajes grises, en esta serie no existe el blanco y el negro tal cual, existen las motivaciones, los objetivos y el deber, todo muy alejado de los ideales. Este anime representa el inicio del adiós a la incómoda censura que habíamos estado viviendo, hay una invitación al gore bastante buena y aunque no se acerca al Seinen, hay una oscuridad que sobrevuela la serie y que sabes que va a ser expuesta en cualquier momento. La serie paró a finales de diciembre en su capítulo 13 para hacer la clásica pausa de mitad de temporada, que debido al éxito y a las fechas, solo será de dos semanas. No quiero dar muchos más detalles porque es una serie que realmente vale la pena verla tan casto y puro como sea posible.



Continúa la próxima semana.


La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería