snsjcopia.png

Mejores 10 animes del 2020: ¿El top de un otaku no tan otaku? (parte 2) | Versailles Anime #12


Versailles Anime #12, una columna de Francisco Maldonado

La polémica siempre ha sido parte esencial del mundillo otaku, y creo que de cualquier fandom en general, el hecho es que si partimos de que nunca vamos a ponernos de acuerdo en quién es el ser más poderoso del universo (claramente no es Son Goku), se abre otro universo de posibilidades y conflictos cuando se trata de decidir qué series son las mejores de una temporada. Ahora imaginen eso mismo para decidir los mejores animes del año entero. Este es un top personal, las series que ven aquí, más allá de la posición que ocupan, tienen el mismo nivel de recomendación para todos quienes leen esta columna y aún no las han visto, pero el lugar en el top se termina decidiendo el impacto que la historia tuvo en mí mientras la veía. La semana anterior tuvimos algunos shounen de peleas, unos con más tintes Seinen que otros, además de una comedia romántica. En esta semana siento que hay mucha más variedad en cuánto a los géneros que se presentan y creo que seguramente habrá algunas sorpresas. Ahora sí, después de esta corta introducción, empecemos.


PUESTO 5


-RE: ZERO KARA HAJIMERU ISEKAI SEIKATSU (STARTING A NEW LIFE ROM ZERO) TEMP. 2 P1


Y Bueno, arrancamos con un Isekai, este término hace referencia a un mundo de fantasía, normalmente de videojuegos de rol en el que él o la protagonista son enviados a tener una nueva vida en la que no cometan los mismos errores de su vida anterior. Esto último,con la finalidad de crecer como personas, derrotar al rey demonio de turno y convertirse en héroes. Este tipo de animes abundan, podría completar una columna solo citando los nombres de las series de este tipo que salieron en los últimos tres o cuatro años, además de su cantidad son todos muy similares y predecibles, y a diferencia de otros puestos, esta no es la parte en la que digo que no innova, pero igual lo hace bien, porque Re: Zero es por mucho uno de los mejores Isekai que he podido ver. La premisa inicial no puede cambiar demasiado, me refiero a que el protagonista es llevado secuestrado de su mundo y llevado a otro de fantasía, hasta ahí todo normal. El nombre del prota es Subaru, pero a diferencia de otras series, él no tiene poderes como los que imaginaríamos, no posee una espada legendaria, no es hábil físicamente, no es fuerte, no puede hacer magia poderosa. Su habilidad es volver de la muerte hasta un punto de guardado, donde tendrá la oportunidad de empezar desde cero, y aunque eso puede sonar tentador, todas las muertes que Subaru sufre a lo largo de la serie no solo son dolorosas, sino que el contexto es cruel, porque no es solo que él no pueda olvidar cada muerte y cada circunstancia en la que sucedió, sino que nadie más sabe que puede regresar. No lo puede decir, porque el momento en que lo diga, la persona que lo escuche, morirá, es decir, sufrirá solo la muerte de sus amigos de forma constante y vivirá un luto continuo y silencioso. No quiero dar más detalles, para que la disfruten, porque, aunque al principio resulta un poco extraña, pero es una serie que se deja querer, llama tu atención de una manera o de otra, eso sí, debes abrir tu cabeza para disfrutarla. Sus personajes están muy bien construidos, sus motivaciones son claras y empatizas con sus conflictos internos, los arcos están bien definidos y sientes como hay una línea narrativa que nos lleva hacia cerrarlos. El apartado artístico es de alto nivel, buenos diseños, buena animación y una banda sonora potente. El 6 de enero regresó con todo para completar su segunda temporada y cuando esta termine, seguramente vamos a tener una columna épica.



PUESTO 4:


-BABYLON


Si bien la serie arrancó en octubre del 2019, su conclusión llegó en enero del año anterior, por lo que decidí incluirla en el top. A Babylon le dediqué una columna hace no mucho, por lo que esta vez no me voy a detener a comentarla demasiado. Este anime explora el mal desde una perspectiva interna en el ser humano, lo hace a través de una premisa polémica, ¿qué pasaría si se legaliza el suicidio? De aquí parte una historia que tiene trama política, tintes policíacos, drama, gore y mucho más. Una historia sólida, seria, fuerte y necesaria. Babylon nos incomoda mientras la vemos, porque nos exige el tomar una posición, nunca te dice cuál sería la correcta, sino que expone argumentos de ambas partes para que tú decidas de qué lado estar y solamente hasta el final descubrirás el lado fantástico que encierra, donde todo cobra lo que no cuadraba cobra más sentido. Creo que el tiempo le hará más justicia y se terminará ubicando en un mejor lugar del que ahora está en la consideración del mundillo, sin duda alguna una serie que deben ver.



PUESTO 3:


-HAIKYUU!!: TO THE TOP:


Algo que hace especial al mundo del anime y el manga, es que logra abarcar todos (o casi todos) los ámbitos y campos de la vida, haciendo así, que de una u otra manera nos sintamos identificados con sus historias. Si bien se sabe que existen animes del género Shounen, Seinen, Shoujo, Supernatural, Horror, Escolar, Chicas Mágicas, Isekai, Ecchi, Mecha, Aventura y un sin número de géneros, es claro pensar que existirá uno también que esté dedicado para los fanáticos de los deportes, el cual se llama Spokon y justamente a este género es que pertenece Haikyuu. Antes de ver esta serie, recuerdo que la última serie de este tipo que vi fue lo que nosotros conocimos como Supercampeones, de ahí en más nunca vi series como Slam Dunk y demás, aclaro esto, me encantan los deportes, los veo casi todos y soy fan de algunos equipos, pero las series de este tipo no me terminaban de convencer. No me subí a la ola de esta serie cuando empezó, tenía referencias increíbles, pero no me decidía, cuando me propuse iniciarla la tercera temporada estaba por terminar, solo quiero decir que pude igualarme al final de temporada, me resultó simplemente espectacular y emocionante. Me parecía asombroso como un anime pudo engancharme a un deporte que en esta parte del mundo no es de lo más popular, me hizo saltar en cada punto, llorar las derrotas, celebrar las victorias, aferrarme al asiento cuando el partido estaba por definirse, en fin, un espectáculo. Es imposible no empatizar con sus personajes y llegar a quererlos, haces tuyas sus motivaciones, quisieras ser ellos, los alientas, los entiendes. La superación, el no rendirse, el voltear situaciones adversas son aquellas marquesinas que nos llevan a adentrarnos en la trama, pero los conflictos internos de los integrantes del Karasuno están perfectamente establecidos. Nuestro protagonista se llama Hinata, un estudiante de preparatoria que no es alto, no tiene técnica, pero hará todo lo posible por convertirse en el pequeño gigante de su equipo y de todo Japón. La animación de Haikyuu es soberbia, cada gesto, el movimiento de dedos, manos, de la pelota, el sudor, pocas series están a esta altura técnica. La banda sonora acompaña muy bien el ritmo de la serie, siempre fuerte, positiva y en constante movimiento. Si aún no has visto Haikyuu, no pierdas más tiempo y corre a disfrutarla.



PUESTO 2


-KAGUYA-SAMA: LOVE IS WAR – TEMP.2


¿Cómo lograr que una escena en la que dos adolescentes se quieren pedir el número de celular, pero ninguno quiere ceder para no mostrar su interés, sea interesante, divertida y coherente? Pues este es uno de los cientos de ejemplos que te vas a encontrar en este anime, el poder de convertir en trascendentes las emociones e interacciones de dos adolescentes que se gustan, estamos sin ninguna duda, frente a uno de los mejores animes de la década. Kaguya-sama: Love is War, se centra en la vida de dos estudiantes modelo que se aman y pertenecen a la academia japonesa de mayor élite, pero ninguno quiere declararse o admitirlo porque en su estatus eso significaría mostrarse débil, o al menos es así como ellos lo ven, porque nadie más lo ve así, esto nos lleva a una batalla de ingenios, donde como reza el título, el amor es una guerra. El estilo de romance que el manga y el anime muestran no son del agrado de todo el mundo, muchos otakus consumen animes como Toradora, pero nunca lo van a admitir, debido a cómo se recibe el gusto por estas series. El sentido del humor japonés es bastante difícil de digerir, resulta a veces muy básico, muy verde y hasta inocente, las series optan por insertar momentos cómicos específicos los cuales en su mayoría repiten situaciones y gestos, pero disfrutar por completo tres temporadas de un anime de comedia es otra labor no apta para todo público. No es Kaguya-sama una serie que maneja magníficamente la ironía y el sarcasmo, pero tiene una dirección magnífica que potencia perfectamente los momentos en los que basa su comedia, la serie te hace mirarla del tirón, arrancas y terminas sus temporadas, así, tal cual. El ritmo que nos propone es algo diferente, porque es una serie episódica pero dentro de cada episodio, al final todas esas situaciones cómicas tienen un pay off dramático que podría ser de cualquier otro anime. Con una producción fuerte, una banda sonora que dejó a un lado el J-Rock y se decidió por el Soul y el ambiente Big Band, nos transporta a un ambiente casi Broadway que destaca hasta el extremo todos los gestos, pensamientos, movimientos y sentimientos de cada uno de los personajes. El resultado del trabajo de A-One Pictures es una serie que fluye ante nuestros ojos como una auténtica montaña rusa.



PUESTO 1


-KAKUSHIGOTO


En algunas ocasiones he destacado el hecho de que series que rayan en el desenfreno como Tengen Toppa-Gurren Lagann son necesarias, y esto es un punto que mantengo, de hecho, la mayor parte de series en este top pertenecen al género shounen de peleas, claro que contienen drama, desarrollo y momentos de reflexión, pero al final veremos a personajes desplegando poderes en peleas espectaculares y muy bien animadas. Por otro lado, tenemos comedias románticas, que de igual forma tienen un ritmo que entretiene e invita al disfrute, pero de la misma manera, creo que los momentos de pausa e introspección son absolutamente necesarios. Kakushigoto nos cuenta la historia de Hime, una chica de 17 años que encuentra cajas en una vieja casa, las cuales habían sido escondidas por su padre, Kakushi, quien en su día fue un mangaka famoso, pero que quiso esconder esta parte de su vida a su hija. La serie presenta el drama a través de la comedia, pero una muy sutil, delicada. Kakushigoto nos muestra el amor infinito de un padre por su hija, por cuidar su entorno, aún a costa de una incomodidad que no entenderíamos. Occidente y sus movimientos de turno han retorcido la paternidad a un punto tal que el rechazo es significativo, destaco esto porque si hay algo que este hace en nosotros es que nos purifica, te limpia por dentro, pareciera que te devuelve la inocencia. Es tan difícil encontrar series así, en las que se exploren las relaciones no románticas a este nivel, series que se apartan de lo excéntrico, del ruido y las explosiones; la paleta de colores de esta serie y su dibujo tan sencillo (pero excelente) ya nos ubica en el tono que va a manejar. Nuevamente, no quiero entrar en un análisis muy extenso porque la columna de esta serie se me vuelve necesaria. Creo que una serie así puede ser muy útil para iniciar este año, uno en el que se nos hace urgente resetearnos de la carga emocional tan pesada que nos dejó el 2020, la vi completa en diciembre, no me equivoqué al hacerlo, un anime hermoso, delicado y sincero.



*****************


Hay algunas series que por diferentes razones no pude ver y que si lo hubiese hecho de seguro entraban en el top, creo que estas serían Eizouken ni wa Te wo Dasu nai, otra de las tantas series que el genio de Masaaki Youasa ha dirigido, sumémosle a Dorohedoro y Vinland Saga. Cada uno de los animes de este top no son perfectas y seguramente tienen defectos, pero considero que son excelentes recomendaciones para alguien a quien quisieras acercar al mundillo, resultan entretenidas, tienen buen ritmo y no necesitan ser pensadas demasiado. Podemos debatir horas de aspectos técnicos en el apartado artístico y sobre el argumento, pero como dije al inicio, creo que lo más importante son las sensaciones y las emociones que una serie te deja cuando la terminas, si te emocionaste, aprendiste algo, lloraste, fuiste feliz, saltaste del asiento o te identificaste con algo de lo que viste, entonces ese fue un buen anime para ti. Podemos armar un top con base en los mejores apartados técnicos en todos los ítems y será muy difícil decidir, porque al final del día serán los detalles subjetivos los que definan los puestos, ¿hay obras mejores que otras? Si, ¿hay animes más profundos que otros? Si, ¿hay historias más maduras y mejor contadas? También, pero convengamos en que ese es otro análisis en el que todos estamos de acuerdo que tampoco nos terminaríamos de poner de acuerdo.


Ojalá pueda traerles otro top al final de este año, creo que será un año muy especial, tenemos el cierre de sagas como Evangelion y Shingeki no Kyojin, la quinta temporada de Boku no Hero Academia, la continuación de series como Yakuzoku no Neverland, Re: Zero y Kaguya-Sama y ojalá tengamos en América Latina acceso a la película de Kimetsu no Yaiba, que por lo que pude leer en el manga, tiene todo para ser acá lo que en Japón ya fue. Casi todas las series del top tendrán su columna y les aseguro que por fin vendrán de otras como FMAB, HunterxHunter o Code Geass, entraremos en el mundo Ghibli, visitaremos las obras de Mamuro Hosoda y Satoshi Kon, así que se viene un año movido, estamos todos advertido y nuevamente bienvenidos.

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería