snsjcopia.png

Neon Genesis Evangelion: Cambiando los misterios por sentimientos | Versailles Anime #06



Versailles Anime #06, una columna de Francisco Maldonado

Este artículo contiene SPOILERS de Neon Genesis Evangelion, no te arruinan la experiencia y no revelan mucho, pero nunca está de más la advertencia.


Pocas obras me han marcado tanto como Evangelion, no es la mejor serie de anime que he visto, ese honor lo tiene Full Metal Alchemist Brotherhood (de la cual espero algún día escribirles), pero parte de mis gustos, mi visión y quizá parte de mi identidad se la debo a esta obra que en octubre del 2020 cumplió veinticinco años. Y aún así es complejo, es realmente difícil hablar de uno de los animes más comentados y conocidos, el límite hacia el amarillismo y el clickbait es muy delicado porque a la gente le gustan mucho los videos o artículos donde se hable del significado oculto, símbolos y demás, pero no. Aunque sé que muchos de los lectores de esta columna son otakus, asumo que la mayoría de ustedes no son dados a esto. Por eso al escribir de anime, intento hablar de lo excepcional, porque quiero mostrar estas obras a un nuevo público; he tomado en cuenta los mensajes recibidos en los que me recalcan el solo haber visitado el mainstream, y si, la idea es esa, luego habrá espacio para revisar obras mucho más “elevadas” como Monster o The Tatami Galaxy, así que por ahora disfrutemos del viaje.


Es importante señalar que no he dicho que en esta serie se entienda todo a la primera, pero Neon Genesis Evangelion no se trata de misterios, sino de sentimientos, los sentimientos de Hideaki Anno, su autor, que pasaba por una profunda depresión y visto lo visto utilizó la serie como catalizador y prácticamente terapia. ¿Hay simbolismos? Si, no es casual que el ojo del EVA 01 (Robot que pilotea el protagonista) sea una vagina, pero esto refuerza una emoción humana, la tensa relación de su protagonista con las mujeres, si no te das cuenta de una manera lo harás de otra, esto no es David Lynch queridos.


Evangelion trata sobre Shinji Ikari, pero también de la gente que lo rodea. Nos encontramos en el futuro, donde un cataclismo llamado segundo impacto ha llevado a la humanidad al borde de su extinción, y ahora el ser humano se enfrenta a unas misteriosas criaturas amorfas llamadas ángeles, la única forma de vencerlos es pilotando los EVA, unos robots gigantescos, pero hay un gran problema, no cualquiera puede pilotearlos, debe ser un adolescente, en concreto, alguien como Shinji, quien viaja a Tokio 3 pensando que se va a encontrar con su padre pero resulta que él lo ha manipulado porque lo necesita a bordo del EVA.


Evangelion pertenece al subgénero de los Mechas, este es el nombre de los robots pilotados. Hace algunos años Guillermo del Toro le rindió tributo con su película Pacific Rim, pero Neon Genesis Evangelion decidió ir más allá de ser una nueva muesca en el género y más bien, lo cambió. Por supuesto que vamos a encontrar variaciones, pero los clásicos consistían en poner a estos gigantescos robots pegándose con cualquier cosa, eran el centro de toda la experiencia y nosotros solamente estábamos ahí para alucinar con su poder, pude ver tanto Gundam como Ideon que se suponen sirvieron de influencias para Hideaki Anno y es real que existen unas pocas similitudes. Me llevé una grata sorpresa al verlas ya que esperaba algo genérico y soso, pero ambos animes tratan muy bien los horrores de la guerra, ponen al ejército enemigo a la misma altura que el aliado e incluso se llega a observar a los protagonistas con un ojo crítico, los personajes de estas series tienen cicatrices emocionales y en el caso de Ideon el odio que inicia el viaje acaba de forma catastrófica. Aún con todo eso, teníamos un planteamiento más simple, Amuro (protagonista de Gundam) sufre porque está harto de matar, pero no faltará el capítulo en que el Gundam salga a la pelea, quizá sea producto de su tiempo, pero el conflicto emocional sirve más como un complemento a la acción.


Neon Genesis Evangelion llevó este sub género a la modernidad, los diseños antiguos eran mucho más toscos y semejantes a juguetes, pero Evangelion hizo a un lado ese look a favor de uno mucho más estilizado, delgado y orgánico. Este concepto no se limita solamente a lo estético, hay una idea de que el EVA es más que un robot, ya desde el primer capítulo podemos percibir un aire carnal, vemos un motor cuyos tubos parecen venas, el EVA sumergido como si fuera un feto, las cabinas se llenan de un líquido llamado LCL y estas se encuentran en su columna vertebral, los pilotos están física y psicológicamente sincronizados con el EVA de tal modo que sienten su dolor. El componente militar, ese espectáculo bombástico se hace a un lado para que entre lo humano. Esta serie va sobre personas y poder entrar en la piel de los demás, empatizar con el prójimo. Si Gundam era acción con aderezo de guion, podríamos decir que Evangelion es un guion que ni siquiera la acción es capaz de interrumpir. Las peleas significan muchísimo más que solo acabar con el enemigo, cada una arrastra su propio conflicto emocional y se entiende que cada Ángel tiene una nueva forma porque se está adaptando, no solo a la pelea sino a su búsqueda trascendental. Esta no es una lucha contra un ser de este mundo, es el hombre enfrentándose a Dios y eso trae un componente místico que encaja con su filosofía existencialista.


Neon Genesis Evangelion deconstruye el Mecha y ya he escrito antes de esta idea, pero no me había detenido a responder a la pregunta ¿de qué sirve todo esto? ¿para qué desmontar un género? ¿qué se saca de ahí? Para empezar, es importante decir que Evangelion no fue la única deconstrucción japonesa en los 90’s, podemos citar obras como Metal Gear Solid, Alien 9 y hasta dónde he podido averiguar en Final Fantasy VII se hace una revisión crítica. La deconstrucción puede definirse como una forma de replantear la mirada de nuestra sociedad, sacude las bases para invitar a la reflexión sobre qué creamos y por qué. Metal Gear Solid hablaba sobre nuestra relación con la guerra y la figura del héroe, veía a sus villanos como seres humanos que tenían motivaciones legítimas; Alien 9 casi parece un ataque a Pokémon con sus personajes perdiéndose a si mismas mientras luchaban contra una fuerza que les superaba. Evangelion por su parte, parece responder a la siguiente pregunta:


¿Qué pasaría si cogiéramos a un ser humano real, con sus presiones conflictos y deseos, para ponerlo como personaje de una serie de Mechas?


De aquí surgen nuevas deconstrucciones y la primera es la que se le hace al propio y muy utilizado Viaje del Héroe. Todo empieza en un terreno familiar, un muchacho que se ve obligado a utilizar un Mecha y luchar contra el enemigo, sin embargo, en Gundam e Ideon esto es el detonante para la aventura, la inicia, el robot de turno representa la ayuda sobrenatural, pero en Evangelion más que revelar el potencial de Shinji, lo encasilla y deshumaniza, dando a entender que será física y emocionalmente manipulado, como si fuera una herramienta. Al ver la serie notamos que él ni siquiera gana la primera pelea, pierde el control y sobrevive porque el EVA entra en modo Berserker, por eso durante todo el segundo episodio te hacen pensar que ha perdido, porque esta no fue su victoria, Shinji solamente es la llave para activar el EVA 01, nada más.


Durante toda la serie Shinji intenta ser un héroe y el mundo conspira para impedirlo, de no ser porque aún a pesar de sus heridas ve a Rei intentando subir al robot, él no hubiese accedido a pilotar ele EVA, pero el motivo por el que la traen es para manipularle. Más adelante se da cuenta de que su batalla tuvo daños colaterales y la hermana de uno de sus compañeros de clase está hospitalizada por su culpa. En toda la serie solo hay dos momentos en los que logra ser un héroe y ocurren porque él toma la iniciativa, decide que es un ser humano. En tantos otros casos, cuando el protagonista tiene algo especial o sabemos que es el único que puede ganar se le deifica, todos lo esperan y aman, pero cada vez que Shinji consigue triunfar se ve empequeñecido como persona y gana valor como herramienta. Su tutora, Misato intenta ayudarle, pero no queda claro si es porque le quiere o porque necesita satisfacer sus necesidades. ¿Asuka le odia por cómo es o porque compite con ella como piloto? El héroe vive un proceso de aprendizaje, desafías y tentaciones, pero no es así con Shinji. Él logra dominar el EVA en el capítulo 3 y ningún ángel logra aguantar más de diez minutos, pero cada vez que gana, siente que lo ha hecho porque es lo que se espera de él.


Nadie se salva de esa deconstrucción y para que realmente lo notemos, tenemos a más personajes introducidos de manera engañosa. Por ejemplo, Misato la tutora de Shinji, se presenta de forma sexual, tienes la foto provocativa, cuando en el auto le pide a Shinji que se agache termina enseñando el trasero y etcétera. Pero luego resulta que ese carácter es una máscara que lleva para no derrumbarse por dentro. Asuka otra piloto de EVA aparece como otra tsundere más, nos hacen creer que su relación con Shinji va a ser como la de Ash con Misty en Pokémon, que se quieren, aunque discutan, pero luego te das cuenta de que su arrogancia y su desprecio son reales y ambos tienen una base traumática. Hideaki Anno quiere recordarnos que el ser humano es complejo, cada uno tenemos nuestros conflictos, nuestros dramas internos y no se nos puede juzgar a primera vista.


Todo esto se puede explicar con la ciencia ficción cósmica desde luego, pero Hideaki Anno quiere trasladarlo a nuestro terreno. Además del Mecha, Evangelion pertenece a otro subgénero llamado Realismo Épico, en el que salvas al mundo, sí, pero luego debes ir al colegio. Si han tenido la oportunidad de ver Gantz es algo parecido, después de una misión la gente vuelve a casa y esto no se hace por descansar. Hay muchas series que ocurren en un espacio mundano como Digimon Tamers o hasta Doraemon, pero esto no va de pasearnos en la calle después de algo increíble sino de explorar a los personajes en su entorno. El realismo épico se fija en el tipo de persona que somos cuando no nos encontramos en una situación límite, cuando lo único que toca es convivir. En cada faceta nos revelamos de un modo u otro y al tener un espectro tan amplio de situaciones, se puede profundizar más y al ahondar en su interior, Evangelion expone dos de sus temas centrales, el dolor y la depresión.


En la vida no se puede solo ir escogiendo los momentos agradables y descartando los dolorosos y mucho menos yo. He encontrado las cosas alegres, por fin las he encontrado y seguiré con ellas ¿Por qué es malo hacer eso? Shinji Ikari.

Ha llegado un punto en el que Shinji Ikari es básicamente un chiste, se le ha tildado de cobarde, de no poder tomar las riendas de su propia vida, de venirse abajo por nada, en resumen, se lo ha criticado por no ser un héroe. Y realmente creo que es ahí donde está su gracia, Shinji no se nos presenta como algo a lo que debamos aspirar, es más bien un reflejo de nosotros mismos, humanos, imperfectos y heridos. La clave de Shinji y aplica lo mismo tema con todos, es que no es cuestión de salvar al mundo, no es cuestión de ser especial, él ya lo era desde el primer episodio y aún así se siente miserable, porque por mucho que consigas y puedas destacar si luego no te amas a ti mismo, entonces para qué.


El conflicto de Amuro (Gundam) es real y es la guerra que ocurre, pero el conflicto de Shinji es para consigo mismo, su desprecio y esa extraña comodidad de abrazarte a eso, porque te has acostumbrado y enfrentar ese dolor intentando cambiar, aceptando que tú eres el mayor límite, es incómodo. Para Shinji, ganar no es mucho más que un parche y si, consigue vencer al Ángel, pero eso no le hace mejor persona. Existe un conflicto habitual en Evangelion, todos sus personajes buscan pertenecer, ya sea alguien, a una familia, a un grupo, en fin, ser aceptados. Muchas de sus penas son propias, vienen de sus traumas o de la idea que tienen del mundo y se chocan constantemente con el muro de sus egos. La serie habla del dilema del erizo, de intentar estar con alguien y herirle con tus espinas, pero también se trata de querer dar un paso y al final ser incapaz, una serie así no se puede presentar de cualquier forma y Neon Genesis Evangelion no solo está brillantemente escrita, sino que también tiene una dirección excelente.


La gran mayoría sabe que la serie tuvo problemas financieros, ya de entrada, Gainax no era precisamente el estudio con más dinero, pero conforme pasaba el tiempo, fueron cambiando sus horarios y recortando el presupuesto, había que ahorrar y el anime lleva haciéndolo de toda la vida, al ver Gundam puedes darte cuenta de lo baratas que podían llegar a ser las series más antiguas, si nos fijamos, se repiten las mismas animaciones, los mismos fondos, es muy básico. Neon Genesis Evangelion no iba ser una excepción, por ejemplo, usa fotogramas que se quedan en pantalla casi dos minutos, pero Hideaki Anno logró convertir esto en parte de su estilo. Es unánime de pausas, silencios y planos sostenidos, y esto es importante a la hora de evocar ese lado humano que hace tan especial a la serie.


En el segundo episodio Shinji despierta en un hospital tras su pelea contra el Ángel, y está solo. Camina por los pasillos vacíos, observa su brazo, durante la pelea ha sentido el dolor del EVA, pero ese no era su cuerpo, ¿cómo ha ocurrido esa conexión? Entonces aparece Misato en la sala de espera para llevárselo, no hay diálogos, solo siluetas, es una escena baratísima. La mayoría de planos son imágenes estáticas y nadie habla, pero Anno aprovecha esto para marcar el ritmo, el mismo del cine de Michael Haneke, de Yorgos Lanthimos o por qué no y hasta de Ingmar Bergman. En el mismo capítulo cuando Shinji mira por la ventana ni siquiera la música hace presencia, lo que oímos es diegético, pero tampoco estamos escuchándolo todo, no es una escena distante, al contrario, ocurre dentro de la cabeza de Shinji, oímos lo mismo que él, vemos con sus ojos que están perdidos en este lugar aséptico, casi muerto. Cuando aparece Misato ni siquiera se dirigen la palabra, nunca los vemos irse, solo hay una mirada, se puede sentir la distancia. Este detenerse por completo es como un aviso que nos dice que esto es lo que importa y nos vamos a quedar constantemente aquí, en los momentos incómodos. Esos silencios entre personas que no saben llegar a otro ser humano o simplemente una mirada perdida porque no sabes cómo te encuentras o dónde estás en el mundo. Y esto no es solo cuestión de ritmo, también hay planos maravillosos, como en otro del mismo episodio en el que Misato dice que se llevará a Shinji a su casa, ella intenta hacer la interesada como si le quisiera de corazón, pero Shinji está alienado, hay tanta distancia entre ellos que al principio ella ni siquiera toca su sombra. Otro que también me gusta es aquel en que Shinji tiene la mano del EVA 01 de fondo como sugiriendo que lo va a poseer o cuando más adelante Misato habla envuelta en sombras, porque para Shinji deja de ser una persona y se convierte en una rama más de la organización que le cosifica. Y luego, al final de la serie, el equipo se quedó sin presupuesto. Para los últimos dos capítulos literalmente se les acabó el dinero, pero en lugar de cancelarla, decidieron experimentar. No quiero decir cómo, pero la serie merece la pena, aunque sea solo por lo que hicieron en esos dos episodios.


Lo más curioso es que Evangelion no era lo habitual en el estudio Gainax, a ellos se les conoce por el llamado “Gainaxing” que se puede explicar cómo dibujar y animar mujeres de figura voluptuosa y enfocarse en el movimiento de sus pechos. FLCL (Fooly Cooly) es cosa suya y luego produjeron tanto Abenobashi Maho Shotengai como Tengen Toppa Gurren-Lagann, dos series que pierden la cabeza por completo y están repletas de fan service. Hace unos años sacaron Panty & Stocking y cuando Gainax se separó el estudio resultante animaría Kill la Kill y ambas son igualmente descaradas y gamberras. Con esto no quiero decir que sean series sin ningún valor (al menos no todas), Kill la Kill y Tengen Toppa Gurren-Lagann tienen grupos de fans y hay gente analizándolas y sacando segundas lecturas más que interesantes, pero si hay una diferencia, es que Anno estaba convencido de hacer una obra sin concesiones, más que reflexionar a través del entretenimiento, se atrevió a explorar su dolor.


No voy a ser yo quien niegue el valor de una serie que es plenamente inspiradora, creo que es noble el querer que aspiremos a más, todos queremos ser mejores ¿verdad? Pero, a veces, hace falta mirarnos en el espejo, ver nuestro reflejo y darnos cuenta de que somos mortales, hay tantas series diciéndonos que tenemos razón, que somos los mejores y eso nos puede llevar a ser arrogantes, y eso nos puede llevar a creernos superiores a los demás. Pero si Evangelion nos entrega un protagonista como Shinji y personajes emocionalmente rotos, es porque nosotros también tenemos momentos bajos y cometemos errores, expone nuestros fallos y cuando estos son sacados a la luz, todos nos igualamos, se crea un entendimiento entre las personas. Evangelion no es una obra depresiva, su mensaje final, el arco que se cierra al terminar los veintiséis episodios es uno de amor propio y librarse de estas cadenas que nos encierran en nuestras penas, esto es parte del proceso de madurar, entender que no estamos solos. Supongo que la vi por primera vez en el momento adecuado, era adolescente y aún no me entendía, ¿me entiendo hoy? Lo intento, como todos. Pero Evangelion cree en nosotros, por eso termina con una felicitación. Pueden dedicarle mucho tiempo a descifrar sus misterios, sus símbolos y si, y NERV, pero todo esto es el gran pretexto para contar esta historia, una importante, una que es capaz de marcar a la gente y enseñarnos algo sobre los demás, una que espero puedan llegar a amar tanto como yo.

La web de TRÍADA PRIMATE y todo su contenido pertenece a José Natsuhara, amo y señor de los confines del arte contrasistema y asesino de palurdos ajetreados empleados de la vara y la patética sobonería