Villa / / Seúl

Varios Autores

"El guardia animal se hizo explotar en su cubeta bajo la noche que estaba fría y rara. Quedaba despejada una visión olı́mpica de temor  consagrado, vociferaban las voces de las aves. Reinaba lo sagrado en nuestras cabelleras, uno se quedó expuesto en expansión de su cuerpo que entrona magullado el turno noche. Madruga, madruga, los botones de flor sangraban. 

1/2